CARTA DEL DELEGADO DE CATEQUESIS A LOS SACERDOTES, COORDINADORES Y CATEQUESIS Y CATEQUISTAS, DE PRESENTACIÓN DEL NUEVO RECURSO CATEQUÉTICO PARA ADOLESCENTES Y JÓVENES “JESÚS, ¿DÓNDE VIVES? VENID Y VERÉIS”

Estimados hermanos sacerdotes, coordinadores de catequesis, y catequistas:

Tenéis en LA CARTERA DEL CATEQUISTA de estos recursos la guía y los cuadernos de un “recurso”, un instrumento, una herramienta. No es más que eso, porque los únicos mediadores que pueden facilitar y acercar el encuentro entre Jesucristo y los adolescentes y jóvenes a los que va dirigido este recurso, sois vosotros. Este, como todos los recursos catequéticos, a lo sumo os facilitaran el camino, porque como en todo viaje, no es lo mismo un camino llano y libre de rastrojos que un camino repleto de altibajos y empedrado. Por eso, siguiendo el hilo conductor de los diversos criterios con los que se ha elaborado este recurso que encontrarás en esta guía, creemos que será útil para sus interlocutores en la catequesis, sólo en la medida en que os sean útiles a vosotros, para que podáis ser aún más de lo que sois:

  1. Catequistas de comunión, pues este recurso está en armonía con la premisa de dar catequesis en comunión con la Iglesia universal y diocesana.
  2. Catequistas flexibles que adaptáis el programa a las personas y no al revés.
  3. Catequistas despertadores, que no partís de la fe supuesta de vuestros interlocutores, sino varios pasos atrás, conscientes de que ellos son ya nativos de la periferia de la “ignorancia y la prescindencia religiosa”.
  4. Catequistas narrativos de la historia de la salvación, a través de miles de relatos, bíblicos, históricos o literarios, incluso vuestros personales.
  5. Catequistas enamorados de la Palabra de Dios, presentada a través de la lecttio divina como camino de descubrimiento, encuentro y diálogo con Dios.
  6. Catequistas linterna, que mostráis la luz de la fe para verla no como un aspecto más de la vida, sino como luz para todos los aspectos de la vida, personales y sociales.
  7. Catequistas vitales, vocacionales y mistagogos, que mostráis la vida nueva en Cristo, abrís los oídos para que pueda ser escuchada la llamada, y los lleváis de la mano al misterio de Dios que celebra la Iglesia.
  8. Catequistas escudriñadores de los corazones, testigos de conversiones, y formadores de mentes y de espíritus.
  9. Catequistas acompañantes, de cada uno y para cada uno y al ritmo de cada uno de vuestros catecúmenos o catequizandos.
  10. Catequistas recurrentes, os sirváis más o menos de las herramientas multimedia y del soporte digital de este recurso, siempre creativos y sorpresivos.

Que este recurso nos ayude a repensar el estilo de nuestras catequesis, y a hacerlo guiados por “nuevo ardor, nuevos métodos y nuevas expresiones” de una nueva evangelización, que no da por hecho el primer anuncio de la fe en el proceso de iniciación cristiana, ni menos la imponga, sino que la provoque, la ofrezca, y la testimonie.

Manuel María Bru, delegado episcopal de catequesis.

Madrid, 14 de octubre de 2018.