La Santa Sede ha publicado el miércoles 12 de febrero de 2020 la exhortación apostólica postsinodal del Papa Francisco “Querida Amazonia”, documento fruto de la Asamblea Especial del Sínodo de los Obispos para la Región Panamazónica “Amazonía: Nuevos Caminos para la Iglesia y para una ecología integral” celebrado en el Vaticano del 6 al 27 de octubre de 2019:

DESCARGATE EL TEXTO COMPLETO DE LA EXHORTACIÓN APOSTÓLICA POSTSINODAL DEL PAPA FRANCISCO “QUERIDA AMAZONIA” EN PDF: Querida-Amazonia

Especialmente interesante para el mundo de la catequesis, sobre todo para la aportación de los laicos catequistas, y entre ellos de las mujeres catequistas, y aplicable también a otras iglesias particulares como la nuestra y a otros contextos culturales como los nuestros, resulta esta explicación de la misión de la mujer hoy en la Iglesia amazónica:

 

La fuerza y el don de las mujeres (números 99-103):

99. En la Amazonia hay comunidades que se han sostenido y han transmitido la fe durante mucho tiempo sin que algún sacerdote pasara por allí, aun durante décadas. Esto ocurrió gracias a la presencia de mujeres fuertes y generosas: bautizadoras, catequistas, rezadoras, misioneras, ciertamente llamadas e impulsadas por el Espíritu Santo. Durante siglos las mujeres mantuvieron a la Iglesia en pie en esos lugares con admirable entrega y ardiente fe. Ellas mismas, en el Sínodo, nos conmovieron a todos con su testimonio.

100. Esto nos invita a expandir la mirada para evitar reducir nuestra comprensión de la Iglesia a estructuras funcionales. Ese reduccionismo nos llevaría a pensar que se otorgaría a las mujeres un status y una participación mayor en la Iglesia sólo si se les diera acceso al Orden sagrado. Pero esta mirada en realidad limitaría las perspectivas, nos orientaría a clericalizar a las mujeres, disminuiría el gran valor de lo que ellas ya han dado y provocaría sutilmente un empobrecimiento de su aporte indispensable.

101. Jesucristo se presenta como Esposo de la comunidad que celebra la Eucaristía, a través de la figura de un varón que la preside como signo del único Sacerdote. Este diálogo entre el Esposo y la esposa que se eleva en la adoración y santifica a la comunidad, no debería encerrarnos en planteamientos parciales sobre el poder en la Iglesia. Porque el Señor quiso manifestar su poder y su amor a través de dos rostros humanos: el de su Hijo divino hecho hombre y el de una creatura que es mujer, María. Las mujeres hacen su aporte a la Iglesia según su modo propio y prolongando la fuerza y la ternura de María, la Madre. De este modo no nos limitamos a un planteamiento funcional, sino que entramos en la estructura íntima de la Iglesia. Así comprendemos radicalmente por qué sin las mujeres ella se derrumba, como se habrían caído a pedazos tantas comunidades de la Amazonia si no hubieran estado allí las mujeres, sosteniéndolas, conteniéndolas y cuidándolas. Esto muestra cuál es su poder característico.

102. No podemos dejar de alentar los dones populares que han dado a las mujeres tanto protagonismo en la Amazonia, aunque hoy las comunidades están sometidas a nuevos riesgos que no existían en otras épocas. La situación actual nos exige estimular el surgimiento de otros servicios y carismas femeninos, que respondan a las necesidades específicas de los pueblos amazónicos en este momento histórico.

103. En una Iglesia sinodal las mujeres, que de hecho desempeñan un papel central en las comunidades amazónicas, deberían poder acceder a funciones e incluso a servicios eclesiales que no requieren el Orden sagrado y permitan expresar mejor su lugar propio. Cabe recordar que estos servicios implican una estabilidad, un reconocimiento público y el envío por parte del obispo. Esto da lugar también a que las mujeres tengan una incidencia real y efectiva en la organización, en las decisiones más importantes y en la guía de las comunidades, pero sin dejar de hacerlo con el estilo propio de su impronta femenina.

 

La exhortación “Querida Amazonía” en el programa de TRECE “Tú eres Misión”

OMPRESS-MADRID (17-02-20) “Tú eres misión”, el programa de las Obras Misionales Pontificias en TRECE, entrevista a Alexia Gordillo, Subdirectora de Selvas Amazónicas. Se hablará sobre la nueva exhortación “Querida Amazonía”•en los territorios de misión. “Selvas Amazónicas – Misioneros Dominicos” continúa, desde la provincia dominica de España, la gran labor misionera que ha caracterizado a los hijos de Santo Domingo, religiosos, religiosas y seglares. Actualmente dan un apoyo decidido a las misiones en Perú, República Dominicana y Guinea Ecuatorial.

En la tertulia, tendrá lugar un diálogo con empleados y voluntarios de diferentes delegaciones de misiones de España. En este caso contaremos con: Mª Antonia Bermejo de Ciudad Real; Josefa Lledó de Orense; y Manuel Díaz de Pamplona. Tras el reciente Encuentro de Empleados y Voluntarios de las Obras Misionales Pontificias, tenido en Madrid, hablarán de cómo es el día a día en estas delegaciones volcadas en la animación misionera y, también, en la recaudación de fondos destinados a la evangelización.

El proyecto de Obras Misionales que presenta este programa se sitúa en Perú. El país andino tiene 45 diócesis, 8 de las cuales son consideradas territorio de misión. Son Iglesias jóvenes, que están en sus inicios, y que por ello no son autosuficientes a nivel humano ni a nivel económico. El Papa cuida de estas Iglesias locales con especial cuidado, a través de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos, y de Obras Misionales Pontificias. Vamos a conocer el trabajo de evangelización que se hace en uno de ellos en Perú: el vicariato apostólico de Pucallpa. Está en el interior del país, en plena selva amazónica. Un vicariato del tamaño de Aragón, con una población de solo medio millón de habitantes. La mayoría está en la ciudad de Pucallpa, y el resto, en 400 comunidades en la selva. Hay 30 sacerdotes en el vicariato y 44 religiosas, que trabajan mano a mano con los laicos. En el vicariato hay 173 catequistas laicos, que visitan las comunidades y llevan el Evangelio a donde los sacerdotes no pueden llegar.

Los caminos son difíciles, en medio de la selva y los ríos. Obras Misionales Pontificias les apoya cada año, para poder evangelizar hasta los confines del vicariato. En 2019, el Papa, a través de Obras Misionales Pontificias, envió 42.000€ para sostener el vicariato, formar a los catequistas, y hacer posibles los viajes misioneros.

El programa se emitirá hoy a las 12:30 de la noche en TRECE. El sábado 15 a las 10:20 de la mañana podrá verse de nuevo en redifusión. También puede verse en directo online en http://www.trecetv.es/directo o unos días después en la web del programa: http://trecetv.es/programas/tu-eres-mision.

Desde Puerto Maldonado, un visión de la exhortación apostólica “Querida Amazonia”

OMPRESS-PUERTO MALDONADO (17-02-20) Mons. David Martínez de Aguirre Guinea, obispo del Vicariato Apostólico de Puerto Maldonado, Perú, fue el Secretario Especial del Sínodo de los Obispos para la Región Panamazónica. Fruto del sínodo ha sido la exhortación apostólica postsinodal del Papa Francisco “Querida Amazonia”.

Fue el 19 de enero de 2018 cuando comenzaba el camino que ha llevado a esta exhortación y que ha hecho que la Amazonia se convierta en uno de las referencias de la Iglesia a la hora de hablar de la misión. Aquel día visitaba el Papa precisamente a Puerto Maldonado con la Visita del Santo Padre un 19 de enero de 2018, “a partir de esa fecha se desencadenó un proceso de escucha protagonizado por más de 87.000 personas, de nuestras comunidades nativas, campesinas, ribereñas, y de las ciudades”, explica Mons. Martínez. “Entre todos fuimos trazando los nuevos caminos para la Iglesia y para una ecología integral y así llegamos a octubre del año pasado, cuando el Papa nos convocó a Roma para el Sínodo (donde participaron 185 padres sinodales, 25 expertos y 55 auditores y oyentes, incluyendo 16 representantes de diferentes grupos étnicos indígenas y pueblos originarios, 10 religiosas presentadas por la U.I.S.G., 6 delegados fraternos y 12 invitados especiales elegidos por su alta competencia científica, ndr). Con ello, el Papa quiso colocar a la Amazonía en el corazón de la Iglesia, y soy testigo de la ilusión con la que muchos de nuestros hermanos indígenas llegaron al Vaticano, donde sus anhelos y preocupaciones fueron escuchados y, juntos, con todos los Obispos, misioneros y misioneras, compartimos la pasión por anunciar a Cristo”.

“Creo que el Papa en esta Exhortación, más allá de lo que se logró en el Documento Final del Sínodo, ha podido desarrollar de una forma muy bella la cristología”, añade el obispo misionero. “La Exhortación ‘Querida Amazonia’ es cristológica. Cristo es el mayor regalo que nos ha podido dar Dios Padre y Cristo nos ha enseñado a cuidar unos de otros y a cuidar también del ambiente que Él nos regala”.

El obispo de Puerto Maldonado explica todo esto en un vídeo, “el Papa – dice en dicho vídeo – una vez más no nos ofrece una meta. Quiere ser luz en un camino que continúa. La Exhortación, que se complementa con el documento postsinodal, genera procesos. Anima a trascender las tensiones y a seguir buscando nuevos caminos de consenso para encontrarnos con Cristo que nos hace soñar con su Reino presente en lo social, en las culturas, en la ecología y en la Iglesia. “Se puede decir – afirmó el Prelado – que esta Exhortación Apostólica tiene un 60% del Sínodo para la Panamazonia y un 40% propio del Papa. La Exhortación recoge perfectamente el reclamo y el grito de dolor y también las esperanzas que manifestaron los Obispos, pastores, misioneras y misioneros, indígenas y todos los que participaron en el Sínodo de la Amazonia”.

Para ver el vídeo: https://www.youtube.com/watch?v=QkwKEMlpML8