TUTORIAL DEL CUADERNO 8 PARA LA FORMACIÓN DE LOS CATEQUISTAS

DE LOS NUEVOS RECURSOS CATEQUÉTICOS DE LA TERCERA ETAPA (CATEQUESIS PARA ADOLESCENTES Y JÓVENES) PUBLICADOS POR PPC:

“JESUS: ¿DÓNDE VIVES? VENID Y VERÉIS”

DEL PROYECTO DE RENOVACIÓN CATEQÚETICA DE LA DELEGACIÓN DE CATEQUESIS DEL ARZOBISPADO DE MADRID

  • Video tutorial
  • Video completo presentación del cuaderno en el curso para catequistas y adolescentes (por grabar)
  • Texto completo de la Guía del Catequista sobre el Cuaderno 8

VIDEO TUTORIAL:

 

VIDEO PRESENTACIÓN:

UNIDAD CATEQUETÍCA 8 (catequesis vitales):

Los amó hasta el extremo

“Dios reina sobre las naciones (Salmo 47)

SUMARIO Y REFERENCIAS

Sumario:

PRIMERA PARTE: JESÚS: ¿DÓNDE VIVES?

Pregúntatelo todo: ¿Sólo ante el peligro?

 (cuadros presentación 1ª parte y video sobre la película “La vida de Pí”)

Cuéntanos: Milagro en la piscina

Escuchamos: ¿Quién cerró el mar con una puerta? (Job. 38, 1.8-11)

Soñamos:

¿Estas sólo? (Juan José Domenchina)

¿Qué sería de nosotros? (Chiara Lubich)

Mi diario: Y todo esto, ¿qué tiene que ver conmigo?

SEGUNDA PARTE: JESÚS: ¿DÓNDE VIVES? VENID

Ven y escucha: cuadros presentación de la segunda parte

Miramos: Hasta seis centurias

Admiramos: Kike Figaredo y el milagro de Mao

Escuchamos: La pasión de Cristo (Jn. 13, 1/ Mt. 27, 33-36. 45-54)

Respondemos (cuatro preguntas)

Meditamos:

Meditación y oración: El resultaba ser, para que tuviéramos la luz (Chiara Lubich)

Canción: “Eres tu el cireneo” (Brotes de Olivo)

TERERA PARTE: JESÚS: ¿DÓNDE VIVES? VENID Y VEREIS

Abre los ojos: cuadros presentación de la tercera parte

Aprendemos (en añil): Dios mío, Dios mío, ¿Por qué me has abandonado?.

Imitamos (en naranja): Las tres patronas de Europa.

Cuidamos (en verde): Dios da la vida.

Compartimos (en rojo): La defensa de los derechos humanos

Participamos (azul): Reinado Social.

Comunicamos (en violeta): La brecha digital.

Oramos (en amarillo):

Oración “Tu eres el sol que resplandece del Padre” (Teresa de Calcuta)

y canción “Va a morir un hombre en la montaña” (Brotes de Olivo)

Mi diario: Señor: Y de todo esto, ¿qué me dices a mí?

Referencias bibliográficas:

  • JUAN JOSÉ DOMENCHINA, en ERNESTINA CHAMPOURCIN (ed). Dios en la poesía actual. Madrid 1976, p.157.
  • FEDERICO FERNÁNDEZ DE BUJÁN. “Hasta seis centurias contemplan este espectáculo de culto y sensibilidad” (ABC, 30 de marzo 2018).
  • MANUEL MARÍA BRU. 100 Testimonios por un mundo mejor. Espasa Calpe. Madrid, 2009, pp. 170-171.
  • CHIARA LUBICH.
  • ‘La heroica lección sobre qué es el Amor’ (21 marzo 2008).
  • Escritos espirituales. Volumen I. p. 41.
  • FABIO CARDI. La oración. El momento más bello del día (en la espiritualidad de Chiara Lubich). Ciudad Nueva. Madrid, 215. Pp. 78-79.
  • SAN JUAN PABLO II. Motuo propio para la proclamación de Santa Brigida de Suecia, Santa Catalina de Siena y Santa Teresa Benedicta de la Cruz co-patronas de Europa (1 de octubre del año 1999).
  • CONSEJO PONTIFICIO PARA LAS COMUNICACIONES SOCIALES. Atetatis Novae (22 de febrero de 1992).

CATECISMO TESTIGOS DEL SEÑOR:

  • Dios da la vida. Quinto mandamiento (Capítulo 42, p. 236)

DOCAT:

  • La defensa de los derechos humanos (Cap. 3, Preg. 68)
  • Reinado Social (Cap. 9, preguntas 208-209)
  • La brecha digital (Capítulo 2, pregunta 40)

Fonoteca:

BROTES DE OLIVO

  • “Eres tu el cireneo”, en Meditación ante la cruz (1981)
  • “Va a morir un hombre en la montaña”, en Meditación ante la cruz (1981)

Filmoteca:

 

  • Texto completo de la Guía del Catequista sobre el Cuaderno 8:

OBJETIVOS Y LIGACIÓN DE LA UNIDAD CATEQUÉTICA

Objetivo de la unidad: preguntarse por la soledad, el dolor, la oscuridad y la muerte, y reconocer en Jesús crucificado y abandonado que ha iluminado toda tiniebla, h acompañado toda soledad, y ha perdonado todo pecado.

Acompañándoles en la búsqueda del camino:

¿Solo ante el peligro? Aparentemente la sensación de peligro no es muy propia de los adolescentes, pero solo aparentemente. Los adolescentes temen ante muchas cosas que pasan en sus vidas. A lo mejor no aquellas relacionadas con la precaución ante el peligro físico, a no ser que sea a posteriori, como en el cuento del “Milagro en la piscina” propuesto en esta catequesis. Pero temen, y el mismo cuento lo refiere simbólicamente, tanto las imprevistas de situaciones nuevas, como el sufrimiento de sus sentimientos. Y no solo los “fracasos amorosos” pasajeros por inconsistentes, sino otro tipo de situaciones, como el temor ante la posible separación de sus padres, los problemas en casa de un hermano mayor, la ruptura de una amistad consolidada, la enfermedad y/o la muerte de alguien cercano, o su descredito en su grupo primario. La película “La vida de Pí”, aún en la fantasía propia de un cuento oriental, ofrece una interesante reflexión para ellos sobre a quien acudir si se sienten en peligro, solos, inseguros, o perdidos. A más, la bella reflexión de Job sirve para entender que a en esas situaciones, nada puede poner puertas a la esperanza, como no se las pone al mar. Los textos en la última sección de esta parte, la que siempre nos invita a soñar horizontes nuevos, nos habla ya directamente de Dios, el que salva al joven de la piscina, el que salva a Pi del naufragio, el que salva a Job de la desesperación, porque siempre esta ahí, aunque, como dice Juan José Domenchina en su poema, “Dios, visto o no  visto, no siempre esta en mis ojos”, no siempre está a la vista.

Acompañándoles en la búsqueda de la verdad:

¡Cuántas veces habrán visto los catecúmenos y los catequizandos una cruz? Aunque las quiten de las aulas en los colegios, la habrán visto miles de veces. A lo mejor hasta llevan una colgada en la cruz. A lo mejor hasta si les preguntas de tan una respuesta intachable, como te la pueden dar si les preguntas por un logotipo o una señal. Pero, ¿saben en realidad lo que significa?, y sobre todo, ¿incide ese significado en su vida cotidiana? Ahora tienes en tus manos la posibilidad de favorecer que el mismo Señor les responda. Antes de proceder a la lecttio divina con un extracto del Evangelio de la Pasión, ofrecemos dos aproximaciones: una cultural-religiosa, con la mirada puesta en el sentir de las tradiciones populares enraizadas en nuestras semanas santas; la otra, testimonial, con el ejemplo de Kike Figaredo, y su cruz pectoral con una pierna partida, porque el mismo Nazareno cuya imagen sale en procesión, tiene mucho que ver con las situaciones reales de la vida, como la de los niños y adolescentes camboyanos que han perdido sus piernas o sus brazos por las minas anti-persona de una guerra de hace muchas décadas. Del texto de la pasión proponemos fijarse en una de las siete palabras de Jesús recogida en el extracto propuesto, el del grito “¡Dios mío, Dios mío, por qué me has abandonado!”. En los dos textos de Chiara Lubich de la meditación esta la razón: es el punto álgido del misterio por el que Jesús desde la cruz hace suyos todos nuestros abandonos, incluido el abandono de Dios, para salvarnos.

Acompañándoles en la búsqueda de la vida:

Precisamente la tercera parte abre con una sencilla, pero profunda, explicación del grito de abandono de Jesús en la Cruz, y del abandonado como aquel que sale constantemente a nuestro encuentro en las situaciones dolorosas y difíciles de nuestra vida, también en la de los adolescentes. El testimonio de las tres patronas de Europa, las santas Brígida de Suecia, Catalina de Siena y Teresa Benedicta de la Cruz (Edith Stein), están relacionadas no sólo con la contemplación del Crucificado y el Abandonado, sino con sobre todo con la experiencia personal de identificación con Él. Y no solo porque Jesús murió condenado a la muerte, sino porque nos salvó de la muerte del pecado de dar muerte, en “cuidamos” afrontamos el quinto mandamiento, desde una perspectiva positiva: “no te dejes vencer por el mal, antes bien vence al mal con el bien” (Romanos 12, 21) que se traduce en un compromiso por proteger la vida. Compromiso que en el terreno de la Doctrina Social de la Iglesia lleva a la defensa de los derechos humanos y a la fe en el Reinado Social de Cristo, cuya corona es de espinas y cuya ley es el amor, y a no tener miedo en querer transformar este mundo hacia su realización. Para lo que habrá que curar muchas heridas, y reconstruir muchas grietas (entre naciones, entre culturas, entre credos), sin desdeñar la última surgida en este tiempo: la brecha digital, que se une a la que se abre cada vez más entre ricos y pobres. En fin, el propósito de toda esta unidad catequética la pedimos con Santa Teresa de Jesús en la última oración: “Señor crucificado y resucitado, enséñanos a afrontar los hechos de la vida cotidiana”.