CURSO ANUAL DE CATEQUESIS (2018-2019)

Mujer, ahí tienes a tu hijo (Jn. 19, 25)

MARÍA Y LA MUJER EN LA FE Y LA VIDA DE LA IGLESIA

El Curso Anual de Catequistas en formato ciclo de ponencias con temas y ponentes distintos, bajo el titulo “Mujer, ahí tienes a tu hijo (Jn. 19, 25): María y la mujer en la vida de la Iglesia”, tema vinculado al Año Mariano con el objetivo de contemplar la figura de la Virgen María como paradigma de “discípulo misionero”. Constará de 18 ponencias, de las que 10 serían impartidas por ponentes mujeres, que podrá seguirse presencialmente en el Arzobispado de Madrid, o también on line a través del streaming interactivo del Canal de Youtube de la Delegación de Catequesis.

4.- María en el magisterio de San Juan Pablo II: Redemptoris Mater (10 de enero de 2019)

José Cristo Rey García Paredes

Misionero Claretiano. Doctor en Teología. Durante años ha sido catedrático de Teología de la Vida Consagrada en el ITVR de Madrid y profesor invitado en el Instituto de Teología Pastoral de Madrid. Profesor invitado en el instituto Teológico de Vida Religiosa de Manila (ICLA) y en otros centros internacionales (Brasil, China..), ha sido igualmente director de la revista Vida Religiosa, así como de la Escuela Regina Apostolorum y del Instituto Teológico de Vida Religiosa de Madrid. En la actualidad compagina su labor docente con su labor como escritor y articulista, así como de acompañante y asesor teológico a congregaciones religiosas e instituciones, impartiendo conferencias y cursos en diversos países. Es miembro Consultor de la CIVCSVA.

  • Esquema de la Ponencia
  • Video de la Ponencia (Transmisión en directo)
  • Reseña de la Ponencia por el alumno Roberto Hernández

ESQUEMA DE LA PONENCIA:

LA VIRGEN MADRE, MARÍA, EN EL MAGISTERIO DE SAN JUAN PABLO II

Delegación de Catequesis – Arzobispado de Madrid
Madrid, 10 enero 2019
 
José Cristo Rey García Paredes, cmf
__________________________________________________________________________
 
I. Un Pontificado marcado por la presencia de María: san Juan Pablo II

II. María en la “Dives in Misericordia”: Profetisa y portavoz de la Misericordia

  • 1. María y la Misericordia en el Magnificat 
  • 2. María, la que experimentó la Misericordia
  • 3. La madre de la Misericordia en el cielo: el principio pneumatológico

III. María en la encíclica  “Redemptoris Mater”

  • 1. María, la Agraciada en el plan de Dios
  • 2. María, la benditísima
  • 3. La «redimida»
  • 4. María en el camino de la Fe
  • 5. El itinerario de la Maternidad de María
  • 6. María y la Iglesia: confluencia de caminos y presencia
  • 7. La Presencia de María en el Espíritu

IV. María en las catequesis de san Juan Pablo: el culto

V. María en la Carta Apostólica “Rosarium Virginis Mariae”:

VIDEO DE LA PONENCIA

 

RESEÑA DE LA CONFERENCIA DE RODOLFO HERNÁNDEZ:

“María en el magisterio de San Juan Pablo II: Redemptoris Matter”

Nos incorporamos, a nuestro preciado ciclo de conferencias catequéticas de los jueves, en este año nuevo del Señor de 2019 con la ponencia de María dentro del magisterio de San Juan Pablo II.

Nuestro ponente esta vez es D. José Cristo Rey García Paredes, claretiano,teólogo, catedrático del Instituto Teológico de Vida Religiosa, profesor en diferentes centros españoles y extranjeros… Trayectoria muy valiosa e importante la suya, y que ha trabajado mucho en la divulgación del profundo pensamiento del Papa Juan Pablo II sobre María.

La expectación era mucha entre los asistentes, al recordar en nuestra infancia la importancia de la figura del Papa Juan Pablo II que tuvo en nuestras vidas- ¡como poder olvidar aquella primera manifestación, a la cual asistimos con nuestros padres y toda la familia en Madrid, cuando vino de visita el Papa y agitábamos al aire las banderitas papales amarillas y blancas y gritábamos casi cantando “¡Juan Pablo II, te quiere todo el mundo!” y “¡Totus Tuus!”?- por siempre. D. José Cristo Rey no nos defraudó y nos dejó embelesados a todos los asistentes con su exposición, pues fue casi una ponencia-meditación, dejándonos a María en el corazón, como San Juan Pablo II haría con su magisterio en nosotros.

Antes de empezar a hablar, incluso se hizo un pequeño alegato a la misión profética de la Iglesia que tiene todo catequista, al hablar mucho con Dios y hablar a los demás de Dios. En este tiempo nada fácil que nos toca vivir, la Iglesia tiene que hacer interesante y atractiva la Palabra de Dios, especialmente a niños y jóvenes, a través de los catequistas y con la ayuda siempre del Espíritu Santo. Una de las personas que ha sido gran instrumento del Espíritu Santo es San Juan Pablo II.

La conferencia, titulada “La Virgen Madre, María, en el magisterio de San Juan Pablo II”, vendrá estructurada en cinco puntos que resumiremos un poco a continuación.

 

  1. Un Pontificado marcado por la presencia de María: San Juan Pablo II.

Utiliza el Papa Francisco, cuando es preguntado por la figura de San Juan Pablo II, palabras y expresiones como: “concentración, piedad, espíritu de fe, apasionado amor a María…”

La espiritualidad tiene marca mariana en Juan Pablo II. Su lema “Totus Tuus” (Todo Tuyo), es un abandonarse a María para que actuase a través de él, crea espacios para que actúe el Espíritu Santo.

En su pontificado, San Juan Pablo II, dará muestra de su marcada presencia mariana a través de sus visitas a Santuarios Marianos, consagró el mundo a la protección de la Virgen en varias ocasiones, tendrá varios textos pontificios catalogados en beneficio de nuestra Madre…

 

  1. María en la “Dives in Misericordia”: Profetisa y portavoz de la Misericordia.

“Dives in Misericordia” (Dios rico en Misericordia), será la primera encíclica de Juan Pablo II.

Dios de la Misericordia, no del rico en justicia, en retribuciones o condenaciones que se nos haya podido transmitir, si no de aquel que es amor hacia alguien que se siente hundido, desesperado, separado… Corazón hacia el miserable.

“María, Madre de la Misericordia”, letanía (cántico litúrgico) preciosa que nos recuerda que lo es precisamente con todas las palabras (Madre de la Misericordia) porque es Madre del Hijo de la Misericordia y porque María se convirtió en Misericordia.

María y la Misericordia en el Magnificat: es entrar en contacto con el mal, teniendo una reacción de amor y no violenta.

María, la que experimentó la Misericordia: tacto, sensibilidad, siempre respondiendo a su Hijo.

María, la madre de la Misericordia en el cielo: María en misión de Misericordia con el Espíritu Santo, cómplice del Espíritu.

  1. María en la encíclica “Redemptoris Mater”.

Si había una palabra utilizada, repetida, reiterada y en la que insistió el Papa Juan Pablo II durante su pontificado, esa era “Redemptoris”(Redención). Por eso habla de María como la Madre del Redentor.

Juan Pablo II presenta a María como una mujer en camino siempre, pues ser cristiano es estar en un camino; camina hacia un horizonte cambiante pero en una misma dirección.

El 25 de marzo de 1987 y día de la Encarnación, aparece publicada la “Redemptoris Mater”, con una estructura en tres partes: “María en el misterio de Cristo”, ¡llena de Gracia!”; “María en el centro de la Iglesia peregrina”, la iglesia como pueblo de Dios en marcha; “María en mediación materna”, María esclava del Señor. Concluyendo la encíclica, se haría un año mariano.

“Redemptoris Mater”, es una pequeña mariología al alcance de todos, teniéndose muy presente ello en la forma de hablar de María para que sedujese a toda la gente.

Conveniente es dar una pequeña pincelada a esta importantísima encíclica de San Juan Pablo II, a través de los siete puntos que se nos presentan:

  1. María, la Agraciada en el plan de Dios:

María es la contemplativa y la contemplada (Dios la mira complacido con la Gracia que hay en Ella). Dios quiere a María en comunidad.

  1. María, la benditísima:

Bendición del seno, produce fruto, fecundidad, capacidad generativa. La bendición es una Gracia.

  1. La <redimida>:

Nos encontramos con dos formas de redimir: sacar de la esclavitud, impedir que caiga en la esclavitud. María fue preservada de caer, habiendo una lucha entre Dios y el maligno.

  1. María en el camino de la fe:

María poco a poco hizo su discernimiento, simbolizada. Pasó por la noche de la fe, al no comprender a su Hijo y esperar.

  1. El itinerario de la Maternidad de María:

Culmina en la cruz; “Ahí tienes a tu madre, ahí tienes a tu hijo”.

  1. María y la Iglesia: confluencia de caminos y presencia:

Los discípulos, María y la familia de Jesús forman una comunidad. María es la Iglesia naciente y la Iglesia es la María en crecimiento.

  1. La Presencia de María en el Espíritu:

“No os dejaré huérfanos”; envía al Espíritu Santo, lo veréis en la cruz.

 

  1. María en las catequesis de San Juan Pablo II: el culto.

Jesús nos dio su herencia, María y el discípulo amado (no se sabe quién es para que cada uno ponga su nombre). Es una de las experiencias marianas más bonitas, pues primero nos dice “Te quiero” el Padre y luego te lo dice la Madre; vocación completa.

En el culto de la Iglesia está la Santísima Trinidad, y como cómplice está María (forma femenina a través del cual Dios se manifiesta). No es culto de adoración, pero lleva a adorar a la Santísima Trinidad; culto a la Madre del Hijo de Dios.

 

  1. María en la Carta Apostólica “Rosarium Virginis Mariae”.

Tres años antes de morir, el Papa Juan Pablo II, nos ofrece la Carta Apostólica “Rosarium Virginis Mariae”.

Sabemos que otras muchas religiones tienen rosarios y los usan en sus rezos diarios. Así, por ejemplo, el rosario budista presenta 108 cuentas (108 pasiones, divinidades, conocimientos); el rosario musulmán presenta 33 cuentas (con ellas se recitan los 99 nombres de Allah); el rosario hinduista presenta diferentes números de cuentas, según sean seguidores de  Shiva o Vishnu…

Nuestro rosario cristiano es contemplar (con-templo, especie de capilla), es una oración contemplativa. Es ver a Jesús con los ojos de María; todos los misterios de Jesús contemplados con la sensibilidad de María.

San Juan Pablo II introduce los “Misterios de Luz”, con las manifestaciones en la vida de Jesús.

Las 10 Avemarías es para entrar en trance; pasar las cuentas de nuestro rosario- en total tenemos 59 cuentas- ayuda al cuerpo para ponerse en sintonía de compromiso espiritual.

Finalizada la conferencia, se pudieron realizar algunas preguntas, reflexiones, que D. José Cristo Rey García Paredes respondería tranquilamente. Algunas de ellas fueron:

– ¿Cómo valora la ampliación de las misterios del rosario?

San Juan Pablo II, nos invita a ser creativos con la introducción de los misterios de la luz. También se podrían haber incluido otros, como la muerte de José, por ejemplo.

– Experiencia y pensamiento de D. José María Claret.

Nos encontramos con diferentes fases en la vida del fundador de los claretianos: la carencia materna por no haber sido amamantado por su madre le llevará a un encuentro a María como madre; hay una tentación juvenil contra la madre-pudiendo ser María o la suya-, crisis del hijo; es lanzado hacia la misión, María le impulsa; tiene una etapa mística, se identifica con María.

– Reseñable es la importancia de María caminante, y más viniendo del Papa Juan Pablo II que hizo tantos kilómetros.

El camino nos abre a nuevas experiencias. No hemos llegado a la meta. Dios se va revelando en el camino; la fe no es verlo todo claro.

– ¿Donde queda la fe en lo misericordioso?

La fe siempre es una respuesta a una experiencia, te recoge, nos abre a otro mundo. Creer para ver; cuando uno cree ve otras cosas. Las personas misericordiosas creemos.

Se terminaría la exposición con varias reflexiones:

– María es nuestra contemporánea, teniendo que descubrir la contemporaneidad de María con las generaciones de hoy para que redunde en una transformación de las personas.

– El mejor recurso pastoral que tiene el Espíritu Santo es María, por ser cómplice de Dios y del Espíritu Santo.

– El catequista es cómplice de María del Espíritu Santo; “Haced lo que Él os diga”.

– La fe también es crear emociones, las cuales son maestros de la vida. Educar en la emoción.