Con ocasión de la SEMANA LAUDOTO SI´ convocada por el Papa Francisco, en el 5º aniversario de la publicación de la encíclica que lleva este nombre,

compartimos con los catequistas esta propuesta de 5 catequesis preparadas por la Hermana Gladys de la Cruz, de las Hermanas Catequistas de Cristo Crucificado:

PDF CON LA CATEQUESIS LAUDOTO SI´: Catequesis LS 16_compressed

PDF CON LA ENCÍCLICA LAUDOTO SI´: papa-francesco_20150524_enciclica-laudato-si

PDF CON LA PRESENTACIÓN DE LAS CATEQUESIS LAUDOTO SI´: DATOS PROYECTO CATEQUESIS LS

5º ANIVERSARIO DE LA ENCÍCLICA LAUDATO SI

Cortometraje y  cuidado  de la  Casa Común

Catequesis desde la Encíclica Laudato Si  del Papa Francisco

Hna. Gladys De la Cruz Castañón HCJC

PRESENTACIÓN

El día 20 de julio del año 2019 se cumplieron 50 años desde que Neil Armstrong fuera el primer ser humano en llegar a la Luna. Sin duda ese acontecimiento es una de las hazañas más grandes que como especie humana hemos logrado en millones de años de evolución. Un día, en medio de una conversación familiar, este verdadero héroe de la humanidad, dijo que el mayor impacto que le había dejado la misión era ver cómo la Tierra se elevaba desde la superficie lunar: “La vi desde el espacio como un recurso frágil con la esperanza de que la gente se preocupara por ella”.

Han pasado más de cinco décadas desde ese memorable acontecimiento y sin duda la Tierra que los tres astronautas vieron por primera vez en camino a nuestro único satélite natural no es la misma. Su belleza sigue intacta pero su vida se ha degradado. Ciertamente como humanidad no hemos cuidado su fragilidad, aún con la conciencia de que no existe hasta ahora ningún indicio que nos permita pensar en tener una casa alternativa, lo que se ha denominado el planeta B.

La historia de la catequesis nos enseña que en muchas ocasiones la Iglesia, a través de su reflexión catequética y su enseñanza catequística, no fue capaz de estar a la altura de los tiempos. Demasiadas veces llegó tarde para poder iluminar desde la reflexión y la practica catequística, los acontecimientos que sucedían o que surgían desde la misma evolución histórica. Bastaría recordar ejemplos, como el descubrimiento de América durante el siglo XVI y la cuestión social en el siglo XIX, donde sin duda hubo aciertos y grandes esfuerzos pero también gigantescos vacíos y deudas que en algunos casos perduran hasta hoy.

En la actualidad no estamos lejos de que nos suceda lo mismo, salvo que hagamos una fuerte inflexión en los años que están por venir. Son todavía muy escasas las reflexiones catequéticas en torno a la ecología integral y menos aún los esfuerzos por integrarlas a los procesos catequísticos de iniciación y madurez en la vida cristiana. Pareciera que estos temas fueran competencia de otras áreas del conocimiento, tanto humanistas como teológicas, y no fueran parte de la reflexión catequética ni de la práctica catequística actual.

El Directorio General de la Catequesis del año 1997, en los albores del año 2000, no incorporó ni en su índice temático ni en el general la voz o el concepto de ecología o de alguno de sus derivados naturales, aunque sí presenta temas y lugares donde podría ser bien integrado como: los signos de los tiempos, algunos retos para la catequesis, la catequesis según el contexto sociocultural, la catequesis y la pobreza. Esperamos que la nueva versión del Directorio General sea ocasión para que la realidad de la ecología integral sea incorporada dentro del texto que oriente la reflexión y la práctica catequística de los próximos decenios.

El Papa Francisco recogiendo el aporte de sus antecesores, Juan Pablo II y Benedicto XVI, dio un salto cualitativo al concretizar su reflexión en el Paradigma de la Ecología Integral. Desde el comienzo de su pontificado y con la publicación de la primera Encíclica ecológica “Laudato Si”, ha provocado un impacto muy grande no solo en el ámbito de la reflexión y práctica pastoral de la Iglesia, sino ha entrado con su reflexión en campos donde antes el pensamiento de la Iglesia, simplemente no estaba presente. Y precisamente estamos celebrando cinco años de su publicación.

En el marco de esta celebración, la hermana Gladys de la Cruz Castañón, Hermana Catequista de Jesús Crucificado, nos ofrece cinco catequesis concretas, hiladas por un método común y abierto a un destinatario amplio y diverso. Solo cabe agradecer este impulso que brota de una búsqueda sincera y dedicada por abrir camino en este campo, al que nos abrimos paso con el método clásico de la prueba y error, lo que ha supuesto esfuerzo investigativo y creativo de la autora. Estoy seguro de que la calidad del contenido y la facilidad del método permitirán, no solo una catequesis guiada por un catequista o mediador, sino también posibilitará que las personas puedan experimentar una verdadera auto-catequesis, para abordar la temática propuesta, lo que permite una gran variedad de aplicaciones del material realizado.

Confío al Señor de la historia y a quienes tenemos la responsabilidad de guiar la catequesis en la Iglesia y también fuera de sus fronteras naturales, que esta vez no lleguemos tarde, simplemente porque ni la teología, ni la catequesis y ni la acción pastoral se pueden restar a uno de los mayores retos para la humanidad del siglo XXI, que repercutirá en la vida de quienes habitarán el don de nuestro planeta Tierra en los próximos milenios.

Jorge Barros Bascuñan, Pbro. Director del Departamento de Catequesis. Santiago de Chile, Mayo 2020

Introducción

Esta iniciativa catequística ha surgido desde mi participación en la Comisión Diocesana de Ecología Integral de la Arquidiócesis de Madrid y desde la colaboración con el Movimiento Católico Hace cinco años, el Papa Francisco nos hizo el regalo de la Encíclica Laudato Si, una Encíclica ecológica en el sentido amplio del término. Decimos amplio porque no solo integra el discurso de sostenibilidad (consideraciones ambientales, económicas y sociales) sino que aporta la experiencia lúcida de la fe, concretizado en el Paradigma de la Ecología Integral, el cual integra la experiencia creyente. Dicho paradigma se sustenta en la convicción de que “no hay dos crisis separadas, una ambiental y otra social, sino una sola y compleja crisis socioambiental” (LS 139). Por eso el Papa sostiene que, “las líneas para la solución requieren una aproximación integral para combatir la pobreza, para devolver la dignidad a los excluidos y simultáneamente para cuidar la naturaleza” (LS 139).

En este contexto de ecología integral entendemos que no se trata de solo paliar los síntomas de la crisis ambiental sino tocar nuestras convicciones más profundas y optar por otro estilo de vida. A esto nos animaba primeramente San Juan Pablo II, quien nos llamó a la “Conversión Ecológica” (LS 5) y el Papa Francisco citándolo retoma este llamado. Así nos recuerda que “toda pretensión de cuidar y mejorar el mundo supone cambios profundos en los estilos de vida, los modelos de producción y de consumo, las estructuras consolidadas de poder que rigen hoy la sociedad” (LS 5).

La Encíclica ha sido un verdadero regalo para todas las personas de buena voluntad. Hoy nos unimos a la acción de gracias de la Iglesia por la Buena Noticia contenida en ella y también por los frutos que se vienen recogiendo desde la acción que ha suscitado. Y nos unimos aportando nuestro granito de arena con esta propuesta de Cinco Auto-Catequesis (Departamento de catequesis de Santiago, 2020).

En el contexto de confinamiento que vivimos han sido creadas para que las reflexionemos durante la “Semana Laudato Si”. En el sitio creado con este fin leemos: “En la Semana Laudato Si’, del 16 al 24 de mayo, los católicos se unirán en solidaridad por un futuro más justo y sostenible. Mantengámonos unidos con nuestros hermanos y hermanas en la fe mientras atravesamos esta crisis y construimos un mañana mejor” (Laudato Si Wekk, 2020).

Mundial por el Clima del cual soy voluntaria. Desde ya te deseo una muy feliz, reflexiva, comprometida y orante Semana de Laudato Si.

Hna Gladys De la Cruz Castañón HCJC

OBJETIVO GENERAL:

“Tomar dolorosa conciencia, atrevernos a convertir en sufrimiento personal lo que le pasa al mundo, y así reconocer cuál es la contribución que cada uno puede aportar” (LS 19)

INTERLOCUTORES

Esta propuesta ha sido creada para ser compartida con jóvenes y adultos; creyentes de todas las confesiones religiosas y no creyentes. A todos nos debería interesar el cuidado de nuestro mundo. Nosotros desde la fe aportamos la rica experiencia de nuestro patrimonio cristiano católico.

competencias a alcanzar

El lector será capaz de reflexionar críticamente sobre la degradación conjunta del ambiente humano y del ambiente natural y relacionarlas con las del propio territorio.

El lector será capaz de dimensionar el cambio climático y sus efectos. Así también desde su contexto reevaluará sus conductas diarias a la luz de lo reflexionado.

El lector comprenderá que el agua es un elemento fundamental de la vida, así como las consecuencias de la contaminación de la misma en su propio territorio.

El lector comprenderá cómo las decisiones en el estilo de alimentarse influyen en el problema del hambre y la malnutrición a nivel mundial.

El lector comprenderá las diversas amenazas a las que se enfrenta la biodiversidad y podrá relacionarlas con las del propio entorno.

METODOLOGÍA

Para favorecer la sensibilización en estas auto-catequesis hemos privilegiado el recurso del Cortometraje. La idea del recurso partió de la experiencia de Cine foro sobre medio ambiente (Valdivia, 2016). Nosotros optamos por el cortometraje porque consideramos que es un recurso pedagógico que puede lograr un fuerte impacto en pocos minutos. Así también anexamos un par de preguntas para profundizar en el contenido del mismo. A esta primera parte le hemos titulado: ESCUCHEMOS EL GRITO DE LA TIERRA-ESCUCHEMOS EL GRITO DE LOS POBRES.

La segunda parte titulada: ESCUCHEMOS EL ECOEVANGELIO (Benedicto XVI-Francisco, 2015). Responde a Eco (Oikos-hogar) – Evangelio (Buena noticia), es decir, la Buena Noticia del cuidado de la casa común. En esta parte dejaremos que la Palabra de Dios y la Encíclica Laudato Si, nos iluminen y “hagan arder nuestro corazón” profundamente.

Así pasaremos a la tercera parte a la que le hemos titulado: ESCUCHEMOS EL LLAMADO A HACER ALGO, NO TODO ESTÁ PERDIDO. Esta última parte es una resonancia a lo que el Papa dice en la Encíclica: NO TODO ESTÁ PERDIDO y desde aquí podemos hacer pequeños o grandes cambios desde el paradigma de la ecología integral propuesto también en la Encíclica.

Finalmente proponemos pequeños fragmentos de oraciones, lo ideal es que seas tú el que se abra a decir como San Francisco de Asís: ALABADO SEAS MI SEÑOR…

Y como algo opcional te invitamos a formar grupos de reflexión a través de las herramientas de videoconferencias. Puedes programar un encuentro virtual el 23 de mayo 2020 con tus amigos, con el objetivo de compartir esta Buena Noticia del cuidado de la casa común en tu vida. Nosotros abriremos una opción de encuentro, a las 17:00 Hrs. de Madrid, así que si te animas escríbenos a: cuidadocasacomun@gmail.com y solicita tu clave de acceso.

El domingo 24 de mayo 2020 nos uniremos a los católicos de todo el mundo rezando al mediodía, según tu hora local, con la oración propuesta para ello (pág. 19).