Con ocasión del Día del Seminario recordamos a los catequistas de adolescentes y jóvenes que el Cuaderno 14 de los Recursos de Catequesis para adolescentes y jóvenes de la Archidiócesis de Madrid, “Jesús: ¿dónde vives? Venid y Veréis”, es la Unidad Catequética Vocacional sobre el ministerio sacerdotal. Ofrecemos a continuación el video de presentación de este cuaderno en el Curso de Formación de Catequistas de Adolescentes y Jóvenes del pasado martes 12 de marzo, así como el esquema de dicha presentación:

VIDEO DE PRESENTACIÓN DEL CUADERNO 14:

GUÍA DE PRESENTACIÓN CUADERNO 14: APACIENTA MIS OVEJAS

OBJETIVO: plantear la necesidad humana y social de personas que, vocacionalmente, se dediquen a acompañar, a escuchar, a alentar, a dar esperanzas, a transmitir la fe. Y presentar la vocación al sacerdocio ministerial en la Iglesia como la realización de una vida de humilde servicio a la comunidad eclesial y a la humanidad.

CONSIDERACIÓN INICIAL: De la Guía: “En medio de tantos escándalos por el anti-testimonio de tantos sacerdotes, no podemos dejar de ofrecer a los adolescentes y jóvenes de nuestros grupos la verdad del ministerio sacerdotal y la belleza de la vocación sacerdotal. Muchos de ellos traspasarían en un instante todas las barreras que lo dificultan, si por un instante también se viesen en la piel de Pedro a la orilla del lago escuchando del Resucitado una pregunta y una llamada irremplazables: Simón de Juan, ¿Me amas? ¡Apacienta mis ovejas! (Jn. 21, 15)”.

PORTADA:

  • Foto: sacerdote alegre con jóvenes alegres en camino.
  • Título: “Apacienta mis ovejas”: la misión pastoral, eje de la vocación sacerdotal.

PRIMERA PARTE PRE-CATEQUÉTICA: Jesús, ¿dónde vives?…

Pregúntatelo todo: ¿Hay alguien?

  • Pregunta provocativa: ¿Hay alguien?: en el recuadro se narra una breve historia que solía contar Benedicto XVI para hablar del sacerdocio.
  • Película “Héctor”: elegimos esta película, ante tantas buenas películas que tratan del ministerio sacerdotal, sin ser este el tema central de la misma, sino sólo tangencial, pero que trata de un modo interesante la cercanía de un sacerdote a un joven fuera del contexto pastoral normalizado, con discreción y respeto a su libertad potenciando su capacidad de discernimiento, y como trata de ayudar sin dejarse manipular.

Cuéntanos: “La silla”:

  • ¿Hay alguien? Si. Siempre Jesús. El sacerdote en el cuento hace de mediador entre Jesús y el anciano y por eso le remite a la verdadera presencia de Jesús, invisible pero real, simbolizada en la silla vacía.
  • En el recuadro se les hace a ellos mismos la provocativa pregunta (“¿Hay alguien a tu lado siempre, en los buenos y malos momentos?”. Y se les ofrece una pista para valorar la compañía de Jesús a través de la compañía de otro (catequista, sacerdote…): “Tal vez solo haga falta colocarle una silla cerca de tu vida; tal vez necesites a alguien dispuesto a hacerte presente, de muchas maneras distinas, a quien nunca te falla”.
  • Siempre dibujo figurativo (a veces simbólico) del texto narrativo en esta sección.

Escuchamos: “El Señor me ha ungido” Del profeta Isaías.

  • En el recuadro se contextualiza el texto del profeta desde el Evangelio (Lc.7,20) cuando a Jesús le preguntan si a él a quien tienen que esperar o es a otro, y responde con el texto de Isaías: la promesa del “Mesías” (ungido por Dios) que es enviado a dar la “Buena noticia” a los que sufren y la libertad a los cautivos.
  • La pregunta que se les hace a partir de este texto sirve para que identifiquen no sólo a Jesús sino a todos sus seguidores en la clave de esta promesa: “Todos los llamados a seguir a Jesús se han identificado con estas palabras. ¿Qué te dicen a ti?”.
  • Indirectamente les hacemos tres propuestas: identificar a los cristianos con la misión de Jesús, identificar más explícitamente a los sacerdotes (“alter Christus”) con la misión de Jesús, y preguntarse si está no fuera al caso su vocación.
  • Dibujo: un joven hoy meditando su vocación.

Soñamos: “Mis manos, esas manos y tus manos”

  • El poema de Pedro Casaldáliga y la explicación del recuadro sobré él pone ante los chavales el mensaje poético y profundo de la identificación del sacerdote con el ministerio eucarístico: la entrega de Jesús por los demás (“fraterna y subversiva eucaristía”). Puede ser muy útil para presentar a Casaldáliga la proyección de este reportaje:

Pedro Casaldáliga la voz de los pobres

https://www.youtube.com/watch?v=Hc6ze2R_GPY

  • Se les propone valorar “humanamente” este ministerio sacerdotal: “¿No crees que una vida como la suya, entregada y apasionada, merece la pena ser vivida?.

Mi diario: que piensen y luego escriban: para ellos sólo (o para el catequista si lo escriben en la intranet y quieren compartirlo con él). Excepcionalmente, si alguno quiere, podría compartirlo con los demás… Foto: invita a la interioridad.

SEGUNDA PARTE CATEQUÉTICA (kerigmática): Jesús, ¿dónde vives? Venid…

Ven y escucha: Sirve de sumario que presenta las secciones. Mini guía del catequista a la vista del catecúmeno o catequizando. En el tercer bocadillo se añade una referencia a la homilía del Cardenal Ratzinger en el funeral de Juan Pablo II: “él respondió como Pedro”. Foto: invita a la aventura vocacional y hace un guiño a “Admiramos”: “Alpinistas del Espíritu”.

Miramos: “Se necesitan curas cercanos” es el titular de una alocución del Papa Francisco: explica a los chicos el “sentido actual” de un aspecto fundamental de la vocación sacerdotal derivada del “apacienta a mis ovejas” del texto evangélico que luego contemplaran. La foto no es de ese encuentro, sino de otro en el que estábamos presentes algunos sacerdotes de mi curso (me cuelo en el proyecto como Alfred Hitchcock en sus películas).

Admiramos: “Edudardo Laforet y Pablo Domínguez”. Los conocí personalmente a los dos y dejaron en mi una huella imborrable. Decimos en la Guía: “Es el testimonio de dos jóvenes madrileños, Eduardo Laforet y Pablo Domínguez, que murieron en la plenitud de su ministerio sacerdotal, y el legado de bien que dejaron tras de si en tantísima gente, ayudan a entender el valor de la vocación de imitar al Buen Pastor”. Puede ser muy útil para presentar a Pablo Dominguez la proyección de la película “La última cima”:

  • Trailer de la película “La última cima” sobre el sacerdote Pablo Domínguez:

https://www.youtube.com/watch?v=AUCEtKAboh0

Escuchamos:

  • En general: En oratorio o capilla mejor, o si es en la misma sala habrá que disponer esta de una forma diferente (velas, cruz, alfombras…). Momento de oración, silencio, oración con la Biblia, pequeña explicación del catequista con dos claves: comprensiva (con las cuatro palabras), y testimonial.
  • En particular: entrar en la relación íntima entre Jesús Resucitado y Pedro arrepentido por su traición, que proponemos en la lecttio divina, y que es modelo de la relación entre el Señor y todos y cada uno de sus discípulos en general y de sus sacerdotes en particular.

Respondemos: Responder a las preguntas en silencio; eco de la Palabra por parte de cada uno de ellos. Darles tiempo. Muy importante la última pregunta, pues se ponen para decírselo a Él y no a nosotros. Empiezan escribiendo hablando con Dios; muchos nunca lo habían hecho antes. En los cuadernos vocacionales es posible que surja aquí alguna intuición vocacional.

Meditamos: Dos textos, uno Testimonial otro oracional, del Santo Cura de Ars y de Ernesita de Champurcí: El del santo patrono de los párrocos de todo el mundo muestra la sencillez de la unión con Dios en la oración vivida por un santo sacerdote. El de la poetisa expresa la memoria de quien han sentido la misma llamada que sintió Pedro.

TERCERA PARTE CATEQUÉTICA (formativa): Jesús, ¿dónde vives? Venid y veréis.

Abre los ojos: Con este apartado empieza la tercera parte del cuaderno. Es un esquema. Siempre según siete colores del arco iris identificativos de cada sección. La imagen muestra a dos sacerdotes, uno de espaldas desenfocado, otro de cara bien enfocado, actitud de servicio.

Aprendemos: “Os daré pastores según mi corazón”

  • Decimos en la Guía que “en la catequesis formativa sobre la vocación al ministerio sacerdotal pretendemos por un lado explicar bien en que consiste, primero su significado a lo largo de la historia de la salvación”. .
  • El texto de Testigos del Señor nos lo facilita con tres propuestas: la llamada específica a los apóstoles en el Evangelio, la explicación de San Pablo sobre los ministros de la Iglesia, y la explicación del Concilio Vaticano II de cómo este ministerio está unido al de todo el Pueblo de Dios.
  • En el recuadro importante por tanto la pregunta: “¿Por qué el modelo del sacerdote es Jesús, el Buen Pastor?”.
  • Imagen de un sacerdote mayor enseñando a los niños a manejar la Biblia.

Imitamos: “San Juan de Ávila”

  • Si en “Admiramos” presentamos a dos sacerdotes jóvenes madrileños, en Imitamos “proponemos el testimonio de San Juan de Ávila, entre tantos sacerdotes santos (muchos de ellos presentes en otras catequesis de este recurso), no sólo por ser el patrono del clero español, sino porque su vida muestra todas las facetas virtuosas de esta vocación: pobreza entregada, disponibilidad total, ardor apostólico, predilección por los últimos, profunda oración, etc….” (De la Guía).
  • En el recuadro se les propone las diversas respuestas vocacionales a la pregunta: “¿Que voy a hacer cuando sea mayor?”.

Cuidamos: “Se fío de mi y me confió este ministerio”

  • Después de haber presentado el significado del ministerio sacerdotal a lo largo de la historia de la salvación (en “Aprendemos”) mostramos ahora su significado sacramental (sacramento del Orden Sacerdotal en sus tres grados) y sus funciones en la Iglesia (ya en el recuadro), también de la mano del Catecismo de la CEE Testigos del Señor.
  • La pregunta del recuadro (“¿Dirías al menos tres cosas concretas en las que descubres cómo sacerdote hace presente a Cristo en tu vida?”) tiene tres objetivos: cognitivo (reafirmar desde su aprendizaje el conocimiento del sacerdocio), experiencial (reconocer el servicio que como cristiano está llamado a recibir de los sacerdotes), y vocacional (suscitar el valor del ejercicio de este ministerio).

Compartimos: “El amor siempre será necesario”

  • Siempre como instrumento de sensibilidad en el evangelio social, en la DSI.
  • En la Guía hacemos esta interesante observación: “Forma parte de estas facetas la llamada del sacerdote a acoger, querer, cuidar y ofrecer los medios de la salvación a las personas no parcialmente (no sólo como cura de almas), sino integralmente, con todas sus circunstancias personales y sociales, familiares y laborales, culturales y políticas, con todas sus limitaciones y con todas sus potencialidades, y sobre todo con su dignidad tantas veces desfigurada. Por eso, la opción preferencial por los pobres de la Iglesia lo es en primera instancia también de sus sacerdotes”.
  • En los tres párrafos tomados del DOCAT se nos presenta un sugerente texto de Benedicto XVI que da título a la sección, del que surgen los otros dos bajo una idea explicativa: el más importe factor de desarrollo social no se puede medir, es el del amor, y esta es la gran aportación de la acción social de la Iglesia, en la que el ministerio del sacerdote que acoge, escucha, anima, alienta, aconseja, es fundamental.
  • Imagen importante: se explica en el recuadro (Año de la Misericordia – Misioneros de la Misericordia – nuestro Víctor Hernández): es el gesto sacerdotal por excelencia.

Participamos: “Contribuir a la salvación”

  • En la misma línea que en Compartimos explicamos aquí también desde el DOCAT el concepto integral de “salvación” integral del ser humano (alma y cuerpo inseparables).
  • En el recuadro se explica que esta obra integral de salvación, que es la más perfecta acción social posible, no la puede hacer ninguna ONG (requiere la mediación de los sacramentos y por tanto la implicación de los sacerdotes), y hacemos una pregunta provocativa: “¿Saber esto cambia tu idea de la vocación y misión sacerdotal?”.
  • Imagen: gesto de tomar las manos de alguien para ayudarla hasta el fondo, para que sienta un apoyo incondicional.

Comunicamos: “Hombres de Dios en el mundo digital”

  • Hablar del comunicación y sacerdocio a estos jóvenes lleva indefectiblemente a mostrar el mensaje del Benedicto XVI sobre el ejercicio del ministerio sacerdotal a través también de las redes sociales, en el que se muestra una imagen del sacerdocio desconocida y atractiva para los nativos digitales.
  • El recuadro plantea la pregunta sobre el encuentro en el Sexto Continente con la ayuda de los sacerdotes.

Oramos: “Señor, dame a todos los que están solos”

  • Se les propone adentrarse en la oración de los sacerdotes,
  • Primero con una oración de Chiara Lubich que siendo válida para todo cristiano (ella mujer y laica), lo es especialmente para los sacerdotes: “Dame a todos los que se encuentran solos…”.

Y luego con la la oración del testimonio sacerdotal más elocuente de quien habiéndolo perdido todo no cejo en su ministerio, el cardenal Van Thuan, que durante 15 años en una celda le bastaron sus dos manos, una miga de pan y una gota de vino que conseguía de los carceleros a los que convertía a la fe, para seguir celebrando la eucaristía.

  • Foto: De Van Thuan enseñando su pectoral hecho de los alambres de su prisión.

Mi diario: la foto de Oscar que en el primer “mi diario” estaba de espaldas y desenfocado.

Contraportada: El salmo 110 nos remite al único sacerdote, Cristo: “Tu eres sacerdote eterno”.