Permaneced en mi, y yo en vosotros -dice el Señor-; el que permanece en mí da fruto abundante.

EVANGELIO

Lectura del santo evangelio según san Mateo 25, 14-30

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos esta parábola:
-«Un hombre, al irse de viaje, llamó a sus empleados y los dejó encargados de sus bienes: a uno le dejó cinco talentos de plata, a otro dos, a otro uno, a cada cual según su capacidad; luego se marchó.

El que recibió cinco talentos fue en seguida a negociar con ellos y ganó otros cinco. El que recibió dos hizo lo mismo y ganó otros dos. En cambio, el que recibió uno hizo un hoyo en la tierra y escondió el dinero de su señor.

Al cabo de mucho tiempo volvió el señor de aquellos empleados y se puso a ajustar las cuentas con ellos.

Se acercó el que habla recibido cinco talentos y le presentó otros cinco, diciendo: “Señor, cinco talentos me dejaste; mira, he ganado otros cinco.” Su señor le dijo: “Muy bien. Eres un empleado fiel y cumplidor; como has sido fiel en lo poco, te daré un cargo importante; pasa al banquete de tu señor.”

Se acercó luego el que habla recibido dos talentos y dijo: “Señor, dos talentos me dejaste; mira, he ganado otros dos.” Su señor le dijo: “Muy bien. Eres un empleado fiel y cumplidor; como has sido fiel en lo poco, te daré un cargo importante; pasa al banquete de tu señor.”

Finalmente, se acercó el que había recibido un talento y dijo: “Señor, sabia que eres exigente, que siegas donde no siembras y recoges donde no esparces, tuve miedo y fui a esconder mi talento bajo tierra. Aquí tienes lo tuyo.”

El señor le respondió: “Eres un empleado negligente y holgazán. ¿Con que sabias que siego donde no siembro y recojo donde no esparzo? Pues deblas haber puesto mi dinero en el banco, para que, al volver yo, pudiera recoger lo mío con los intereses. Quitadle el talento y dádselo al que tiene diez. Porque al que tiene se le dará y le sobrará, pero al que no tiene, se le quitará hasta lo que tiene.

Y a ese empleado inútil echadle fuera, a las tinieblas; allí será el llanto y el rechinar de dientes.”

Palabra del Señor

Este Domingo celebramos el Domingo de los Pobres 2o2o

  • Por expreso deseo del papa Francisco, la Iglesia celebra desde el año 2015 la Jornada Mundial de los Pobres en el último domingo ordinario del Año Litúrgico, el domingo anterior a la Celebración de Cristo Rey del Universo.
  • El Santo Padre nos recuerda de esta forma que no amemos de palabra sino con obras. Hemos de ofrecer así la cercanía sincera, la oración y la ayuda generosa y efectiva a tantas personas que, cerca y lejos de nosotros, sufren las muy variadas formas de pobreza que se dan hoy en nuestro mundo.
  • De esta forma estaremos cumpliendo la Palabra de Dios que se proclama en este domingo, haciendo el elogio de quien sabe abrir sus manos al necesitado y tender sus brazos al pobre.
  • En la Eucaristía siempre encontraremos en Jesucristo el modelo de amor y entrega, y la fuerza para vivir en la caridad cristiana con los pobres y necesitados.
  • El lema de este año es “Tiende tu mano al pobre” (cf. Si 7,32). MENSAJE EN PDF: MENSAJE DEL PAPA JORNADA MUNDIAL DE LOS POBRES 2020

En este espacio ofrecemos domingo a domingo el audio del texto integro del Evangelio de la Liturgia de la Palabra correspondiente a la misa dominical. Este audio-evangelio está tomado del programa DIES DOMINI de Radio María, dirigido por el padre Mario Ortega, que se emite todos los domingos de 8 a 9 de la mañana.