Delegación Episcopal de Catequesis.
Arzobispado de Madrid
C/. Bailén 8. 28013 - Madrid. ddcat@archimadrid.es
Telf: 91 454 64 45 | Fax: 91 454 64 31

Iniciación cristiana de niños

(Edición Renovada)

Materiales complementarios
a los catecismos de la Conferencia Episcopal Española 

Transcurridos unos años de utilización de la última edición de los materiales para la Iniciación cristiana de niños de la archidiócesis de Madrid, con alegría vemos aparecer una nueva edición.

Teniendo en cuenta lo establecido tanto en el III Sínodo diocesano (cfr. Constituciones 120 y Art. 45, § 1) como en el Decreto de reconocimiento del nuevo catecismo “Jesús es el Señor” firmado por el Sr. Cardenal el 4 de octubre de 2008, deducimos que, en nuestra archidiócesis de Madrid, los catecismos y materiales complementarios son los siguientes:

PRIMERA ETAPA DE LA INICIACIÓN CRISTIANA DE NIÑOS
Catecismo oficial  Materiales complementarios oficiales elaborados por la Delegación Episcopal de Catequesis 
SEGUNDA ETAPA DE LA INICIACIÓN CRISTIANA DE NIÑOS
Catecismo oficial  Materiales complementarios oficiales elaborados por la Delegación Episcopal de Catequesis 

ITINERARIO DE INICIACION CRISTIANA DE NIÑOS

esquema_itinerario_iniciacion

Libro del niño
Libro del catequista
1.- DIOS ES NUESTRO PADRE

Este primer año tiene un carácter de iniciación en “los primeros rudimentos de la catequesis, que acaso no serán sino una sencilla revelación del Padre celeste, bueno y providente, al cual [el niño] aprenderá a dirigir su corazón; las brevísimas oraciones que aprenderá a balbucir serán el principio de un diálogo cariñoso con ese Dios oculto, cuya Palabra comenzará a escuchar después” (Catequesi Tradendae 36) 

OBJETIVOS

  • Iniciar a los niños y niñas en la verdad de la Iglesia como la gran familia de los cristianos y en el misterio de Dios Padre, que habla continuamente a los hombres, y al que podemos escuchar y encontrar de muchos modos, especialmente en la Biblia y en el templo.
  • Ayudar a que descubran a Dios como Padre y como Creador, que ha hecho a los hombres realmente hijos suyos y por eso quiere que vivamos como hermanos.
  • Mostrarles, al hilo de los primeros episodios de la historia sagrada, que Dios es el redentor del hombre pecador y, además, el renovador de todas las cosas. 
Libro del niño
Libro del catequista
2.- JESÚS ES NUESTRO SALVADOR

Este material ofrece una primera iniciación al misterio de Jesús, el Hijo de Dios, que nos revela al Padre y nos entrega su Espíritu. La finalidad de todas las catequesis contenidas en este libro es suscitar la confesión de fe del niño, que iluminado por el Espíritu Santo, acoge la predicación de la Iglesia sobre Jesús y lo reconoce como su Señor y Salvador. 

OBJETIVOS

  • Presentar la figura de Jesús en el contexto de la historia de la salvación: la Alianza, los profetas, los jueces y los reyes, y la espera del Mesías, que son jalones que nos llevan a reconocer a Jesús como el Salvador que tenía que venir al mundo.
  • Acercar a los niños a la vida de Jesús de forma que, al igual que los apóstoles, se dejen alcanzar por su persona, sus enseñanzas, su forma de actuar y sus milagros, se pongan en actitud de discípulos y le reconozcan como Maestro y como Camino, Verdad y Vida.
  • Iniciar al misterio pascual, que abordamos no como un hecho del pasado, sino como una realidad de la que participamos todos los bautizados, pues hemos muerto con Cristo para poder resucitar con Él.
Libro del niño
Libro del catequista
3.- LA IGLESIA ES NUESTRA MADRE

Este material contiene una presentación del misterio de la Iglesia, “continuadora de la obra de Jesucristo y lugar donde se realiza la salvación”, y una iniciación a los sacramentos de la Iglesia, particularmente al Bautismo, la Confirmación, la Penitencia y la Eucaristía.

OBJETIVOS

  • Presentar la Iglesia como Madre, de quien recibimos la fe y quien nos enseña a creerla y confesarla, y, por medio de los sacramentos, nos incorpora a la vida divina que el Señor Jesús nos regala al darnos su Espíritu.
  • Ayudar a los niños a comprender, celebrar y vivir los sacramentos de iniciación cristiana y el de la Penitencia y de la Reconciliación.
  • Iniciarles en la vida propia de los redimidos por Cristo, recibida gracias a los sacramentos de iniciación. Esta nueva vida, conducida y sustentada por la gracia del Espíritu Santo, es la que nos permite mantenernos en la fe, en la esperanza y en la caridad hasta la venida gloriosa de nuestro Señor Jesucristo.

Libro del niño
Libro del catequista
4.- VOSOTROS SOIS MIS DISCÍPULOS

Se trata de completar el itinerario de Iniciación cristiana de los niños entre los diez y los doce años. Hay que suponer que sus destinatarios participan habitualmente de la mesa eucarística y han recibido una instrucción catequética previa. de lo que se trata, concretamente, es de iniciarles en la vida y en la moral cristiana.

Este cuarto material se inspira en el Tercer Catecismo de la Conferencia Episcopal Española: «Ésta es nuestra fe», fundamentalmente la parte III dedicada a explicar la Vida Cristiana.

Los contenidos de este material se articulan en torno a dos polos:

  • DIOS QUIERE HACER FELICES A LOS HOMBRES: Se pretende que los muchachos lleguen a descubrir y a creer que Dios quiere y busca la felicidad del hombre.
  • LOS MANDAMIENTOS SON EL CAMINO DE LA FELICIDAD Y DE VIDA QUE DIOS NOS PROPONE A LOS HOMBRES: Porque Dios quiere hacernos felices, nos ofrece e indica el camino por el que caminar en esta vida. Un camino que se resume en amar: amar a Dios sobre todas las cosas y amar al prójimo como Jesús nos enseñó. Al mismo tiempo se ayudará a que los chicos caigan en la cuenta de las resistencias propias de la condición humana, herida por el pecado original, y a la que le cuesta aceptar lo que la bondad de Dios le propone como camino de vida, y de vida plena.

En todo este proceso está presente la perspectiva de la vida bienaventurada y eterna, en definitiva, la perspectiva del reino de Dios. La posibilidad de asumir un estilo de vida tan característico como el evangélico, nace de la Esperanza a la que hemos sido llamados por Dios en Cristo Jesús. Es, en definitiva, la Esperanza la que hace posible y sostiene, sobre todo cuando vienen las dificultades, la decisión de seguir al Maestro, y el deseo de perder la vida por él para ganarla para siempre. El Espíritu Santo, que habita por la gracia en el corazón de los bautizados, les confirma interiormente en esa Esperanza, ya que, entre otras cosas, les ha sido dado como prenda y garantía de la vida eterna, que un día recibirán en plenitud.

INDICE

Libro del niño
Libro del catequista
5.- ÉSTA ES NUESTRA FE 

Con este material, destinado a chavales de once años en adelante, se pretende concluir el proceso de Iniciación Cristiana de niños. La finalidad que se persigue es consolidar los cimientos de la vida de fe que se han ido poniendo a lo largo de esta etapa:

  • Propiciar una viva, explícita y operante profesión de fe.
  • Hacer una iniciación ordenada y sistemática a la revelación que Dios mismo ha hecho al hombre en Jesucristo, revelación conservada en la memoria profunda de la Iglesia y en las Sagradas Escrituras, y comunicada constantemente mediante una traditio viva y activa de generación en generación (DGC 66).

Para lograr estos objetivos nada mejor que seguir el ejemplo de la tradición bimilenaria de la Iglesia y articular los contenidos de este último año en trono a los artículos del Símbolo de la fe, en el Credo.

Este material se cierra con tres catequesis dirigidas a preparar a los niños a la celebración del sacramento de la Confirmación.

INDICE

NOTA: Las principales novedades tanto de “Vosotros sois mis discípulos” como de “Ésta es nuestra fe” con respecto a la edición anterior son las siguientes: 

  • Nueva presentación de los contenidos de un modo más armónico con los tres primeros materiales.
  • Desarrollo más amplio del punto de partida. Pedagógicamente hablando, nos parece tan importante esta cuestión que recomendamos que, por lo general, se dedique una sesión entera de catequesis al punto de partida del tema. Nos basamos, para ello, en la experiencia contrastada de los diez años de utilización de este material, y, además, en la necesidad de abordar con suficiente calma cuestiones tan delicadas y serias como las del ámbito de la moral, que requieren diálogo y aclaraciones de todo tipo. Querer pasar sin más a la exposición de los contenidos de la moral cristiana puede significar correr más, pero seguramente será correr en vano.