Delegación Episcopal de Catequesis.
Arzobispado de Madrid
C/. Bailén 8. 28013 - Madrid. ddcat@archimadrid.es
Telf: 91 454 64 45 | Fax: 91 454 64 31

Una carta de amor

Por Manuel María Bru el 3 diciembre, 2017 en Recursos
0
0

Iván es un joven australiano que ha pasado un año viviendo entre nosotros. Llegado el momento de dejar España, ha querido saludar a la comunidad parroquial con la que ha compartido este tiempo (La Ascensión del Señor, en Carabanchel), con esta carta que él titula: “Una carta de amor”. Dice así:

¡Hola a todos! Quería escribir una carta de agradecimiento por las increíbles experiencias y cosas que aprendí durante mi estancia en España. Si tuviera que escribir todas las cosas que obtuve mientras estuve en este país y de los españoles, estaríamos aquí por mucho tiempo, en cambio escribiré sobre una o dos cosas. En primer lugar, me gustaría agradecer a Google Translate por ayudarme a escribir esta carta. En segundo lugar, quisiera agradecer desde el fondo de mi corazón a esta parroquia y, por supuesto, a Paco, mi querido amigo a quien amo mucho.

Ahora, comparto con ustedes una de las muchas lecciones importantes que aprendí. Es tomarse el tiempo, detenerse y apreciar la bondad de nuestro Dios. En primer lugar, la oración, algo hermoso que se nos ha dado, pero la mayoría de las veces no logramos obtener las bendiciones que están presentes en sus misterios llenos de gracia. Oramos pero estamos distraídos, nuestros corazones y mentes no están abiertos a la plenitud de los dones y las gracias de Dios. Hagamos una pausa y recordemos que estas son las palabras que descendieron del Padre Nuestro mismo. Tienen un poder divino para conectarte con el amor y la misericordia, por lo que debemos reflexionar sobre estas palabras para que podamos recibir sus bendiciones al máximo. ¿Por qué vamos a hacerlo de otra manera?

Miremos más a fondo lo que nuestro Dios nos ha dado. Nuestras vidas, este país y su bendita gente. ¿Cuándo nos tomamos el tiempo para detenernos en nuestras vidas y contar nuestras bendiciones? O mirar a su alrededor y apreciar a las personas que nos rodean. Dios los puso allí. Cada segundo de cada día nos pone en situaciones que nos permiten reconocer ejemplos del amor de Dios por medio de esas personas concretas. No solo nuestra familia y amigos sino todos, están ahí porque Dios quiso ponerlos a tu lado. La oportunidad de sonreírle a un extraño que resulta que está teniendo un mal día, de perdonar a quienes nos han agraviado y de vivir en última instancia en la alegría y la paz de ser un hijo de Dios. Pero, ¿cómo podemos reconocer estas oportunidades, estas bendiciones en nuestras vidas si no nos detenemos a reflexionar y a apreciar? Es lo mismo que con todos los dones de Dios para nosotros: si no logramos apreciar y conectar con sus palabras, ¿cómo vamos a recibir las bendiciones de las oraciones? y si no podemos detenernos y reflexionar en nuestras vidas dadas por Dios, ¿cómo podremos reconocer los ejemplos del amor de Dios, y vivir con gozo? Necesitamos detenernos un momento, realmente darnos cuenta de la bondad de Dios en nuestras vidas y dar gracias.

Por lo que he visto y oído, esto es muy difícil de hacer aquí en España. Las familias españolas están trabajando de 8 a 10 horas al día y a veces incluso de 12 horas. Algunos niños españoles llegan a casa desde la escuela con 3 y 4 horas más de tareas por hacer. Pararse y reflexionar parece casi imposible. Parece que tomarse el tiempo para apreciar y amar la vida es casi imposible. Entonces, ¿cómo puede uno tener la mentalidad apreciativa y amorosa para reconocer las oportunidades dadas por Dios, para ser sus hijos, para vivir con alegría? Debe haber un cambio y nosotros somos los que podemos realizar ese cambio. Me temo que en esta querida nación, cada vez más y más personas crecerán enojadas e insatisfechas con la vida, sin conocer la paz y la alegría que conlleva estar con Dios, comprendiendo de verdad las bendiciones que están en nuestra vida cotidiana. Es difícil, pero debemos acelerar y correr hacia la meta. Para responder a su llamada, una llamada que se nos presenta todos los días. Un objetivo y una vocación que se nos da a cada persona, a cada familia, a cada sociedad, a cada ciudad y a cada nación. Juan 15:16 nos recuerda que “no elegimos a Dios, Dios nos escogió para ir y dar un fruto eterno”.

Finalmente, España. Mi querida España. Cuanto te amo. Y en momentos como estos, los exhorto a todos a que hagan lo mismo, porque es el amor la solución para todo. Independientemente de tu opinión sobre Cataluña, hay un problema subyacente que he visto y escuchado entre algunos españoles. Una especie de  complejo de inferioridad, como si la gente pensara que los otros, especialmente las otras naciones de Europa, son mejores que España en casi todos los aspectos. Esta devaluación injustificada de España y su gente, cuando se lleva al extremo, genera sentimientos de inutilidad e indignidad, que se traducen en sentimientos de culpa y de no pertenencia a su entorno, sentimientos de no ser amado, que lleva a la segregación y la confusión de identidad y finalmente una falta de amor y apego a la historia de España, sus colores nacionales y su gente. Me recuerda la historia del Hijo Pródigo (Lucas 15: 11-32) y cómo nuestro Padre Celestial nos acoge con compasión y amor aunque mostremos falta de amor y apego por él. Entonces debemos amar a nuestros hermanos y hermanas porque el amor es la solución para todos. Nunca olvides esto. Jesús lo ha demostrado y eso es lo que creemos (¡QUÉ GRANDE ES JESÚS!). Así que tómense el tiempo nuevamente para detenerse y mirar a su alrededor, ¡este país ha sido bendecido y su gente ha sido bendecida! La vida es maravillosa aquí y los españoles merecen ser admirados. Dios ha usado este país y su gente para realizar una misión en todo el mundo a lo largo de la historia. Sí, España ha tenido sus tiempos oscuros, desde la guerra civil y una dictadura hasta los problemas de hoy, pero no nos centremos en la oscuridad en la que vivimos, sino en la redención que tenemos ahora, en la cruz en la que murió el Hijo de Dios. la cruz para que nosotros la recibamos. Porque si no lo hacemos, ¿podemos realmente decir que somos verdaderos católicos?  … de nuevo, tomemos un tiempo para detenernos y pensar.

Es como cuando celebramos la Pascua de Resurrección tras el Viernes Santo: debemos celebrar y enorgullecernos de que este país fuera capaz de superar una dictadura para ser lo que es hoy. Del mismo modo este país superará los problemas de hoy y los que vengan en el futuro, con amor y misericordia. Después de vivir aquí como un hombre no español, me gustaría poder tener la suerte de ser español y vivir en este país. Ama tus colores nacionales, a tu país y lo más importante: a tus hermanos y hermanas, y aún más si se vuelvan contra ti. Tómese el tiempo para reconocer la vida que está viviendo, una vida llena de bendiciones a su alrededor, una vida de valor inimaginable para nuestro Dios y de gracias por ello, para que pueda amar a los demás como es usted amado por Dios. Nunca olvidaré mis experiencias y lecciones aquí. Nunca me olvidaré de España y la gente de aquí. Los amo a todos y los retendré a todos en mis oraciones, ¡espero que me mantengan en sus oraciones, que recen por mi! Gracias y que Dios continúe bendiciéndoles.   Ivan.

Sobre el autor

Manuel María BruVer todas las entradas de Manuel María Bru

0 Comentarios

Añadir comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*