Delegación Episcopal de Catequesis.
Arzobispado de Madrid
C/. Bailén 8. 28013 - Madrid. ddcat@archimadrid.es
Telf: 91 454 64 45 | Fax: 91 454 64 31

Resumen de Amoris Laetitia

Por Manuel María Bru el 27 Mayo, 2016 en Noticias
0
8

Para los catequistas se trata de una exhortación apostólica importantísima por varios motivos:

1.- Por mostrar la prioridad de la maternidad y de misericordia con la que el Papa quiere reformar toda la Iglesia, incluida su importantísima misión catequética.

2.- Por lo mucho que en la exhortación se dice sobre la transmisión de la fe en familia y la relación entre familia y catequesis.

3.- Por afrontar la pastoral de la Iglesia ante las familias en situaciones llamadas “irregulares”, que constituyen un significativo porcentaje de las familias que nos encomiendan la catequesis de sus hijos, y a las que debemos acompañar con el estilo y con los criterios que esta exhortación nos señala.

RESUMEN AMORIS LAETITIA:

INTRODUCCIÓN (nº 1-7)

Justificación del nombre de la Exhortación (nº1):

  • El deseo de familia permanece vivo en el hombre de hoy.
  • El Evangelio de la Familia también es “buna noticia” para el hombre de hoy.

Recoge las aportaciones de dos Sínodos, que han conformado un “precioso poliedro” (nº4)

Explicación de cada capítulo y propuesta de lectura “diversificada” (nº 6,7)

Tres criterios de lectura (nº 2,3,4):

  • 1º Moderación: ni cambios sin fundamento ni fáciles conclusiones normativas
  • 2º Pluralidad: interpretaciones diversas en suficiente unidad doctrinal y práctica (hasta que el Espíritu nos lleve hasta la verdad completa)
  • 3º Misericordia: Plus de misericordia como clave de lectura de la novedad exhortación

CAPÍTULO PRIMERO: A LA LUZ DE LA PALABRA (nº 9-30)

Tú y tu esposa (nº 9-13)

Familia creada “a imagen de Dios”: por la fecundidad (nº 11) y por la comunión (nº 11-12)

Tus hijos como brotes de olivos (nº 14-18)

  • Hijo significa “construir” (nº 14)
  • Familia: “Iglesia doméstica”, “mesa eucarística” (nº 15)
  • Familia: “sede de la catequesis” (nº 16-17)
  • Los hijos no lo son en propiedad (nº 18)

Un sendero de sufrimiento y de sangre (nº 19-22)

  • Dolor, mal y violencia “rompen” la familia (nº 19)
  • La Palabra de Dios recorre el mapa del sufrimiento de la familia como compañera de viaje (nº 22-22)

La fatiga de tus manos (23-26)

  • Trabajo: sostenimiento de la familia (nº 23-24)
  • Desocupación y precariedad laboral: sufrimiento de la familia (nº 25)
  • El mal infringido contra la Naturaleza se vuelve contra la familia (nº 26)

La ternura del abrazo (nº 27-30)

  • Amor: emblema discípulos de Cristo (nº 27)
  • La ternura madre-hijo, imagen de la ternura Dios-hombre (nº 28=
  • Familia llamada a la unión con Dios (nº 29)
  • María acompaña y abraza el dolor de las familias (nº 30)

CAPÍTULO SEGUNDO: REALIDAD Y DESAFÍOS DE LAS FAMILIAS (nº 32-57)

Situación actual de la familia (nº 32-49)

Descripción de la “realidad concreta” a partir de las aportaciones sinodales de las diócesis de todo el mundo. A mi modo de ver ordenables en estos apartados:

Contradicciones paradójicas (nº 32-34):

  • Más espacio de libertad personal y mejor reparto cargas y responsabilidades / individualismo exasperado que lleva a dinámicas de intolerancia y agresividad.
  • Loable sentido de la justicia / miembros de la familia como clientes que exigen prestaciones de servicios, lugar de paso.
  • El ideal matrimonial, con un compromiso de exclusividad y de estabilidad / termina siendo arrasado por las conveniencias circunstanciales o los caprichos de la sensibilidad.
  • Se teme la soledad, se desea un espacio de protección y fidelidad / crece el temor a ser atrapado por una relación que pueda postergar el logro de las aspiraciones personales.

Autocrítica eclesial (nº 35-38, 49): Diez puntos para un examen de conciencia.

  1. Lamentación sin proposición: “No tiene sentido quedarse en una denuncia retórica de los males actuales”, ni “pretender imponer normas por la fuerza de la autoridad”. Nos cabe “presentar las razones y las motivaciones para optar por el matrimonio y la familia” (nº 35).
  2. Mala presentación: “A veces nuestro modo de presentar las convicciones cristianas, y la forma de tratar a las personas, han ayudado a provocar lo que hoy lamentamos” (nº 36).
  3. Reduccionismo del fin matrimonial: “Presentamos el matrimonio de tal manera que su fin unitivo, el llamado a crecer en el amor y el ideal de ayuda mutua, quedó opacado por un acento casi excluyente en el deber de la procreación” (nº 36).
  4. Falta de acompañamiento: No se ha hecho “un buen acompañamiento a los nuevos matrimonios en sus primeros años, con propuestas que se adapten a sus horarios, a sus lenguajes, a sus inquietudes más concretas” (nº 36).
  5. Abstracción teológica: “Hemos presentado un ideal teológico del matrimonio demasiado abstracto”, “lejano de la situación concreta de las posibilidades efectivas de las familias reales” (nº 36).
  6. Adoctrinamiento moralista: “Creímos que con sólo insistir en cuestiones doctrinales, bioéticas y morales, sin motivas las apertura a la gracia, ya sosteníamos suficientemente a la familia” (nº 37).
  7. Infravaloración de la conciencia: “También nos cuesta dejar espacio a la conciencia de los fieles”, que “pueden desarrollar su propio discernimiento ante sus situaciones donde se rompen todos los esquemas. Estamos llamados a formar las conciencias, pero no a pretender sustituirlas” (nº 37).
  8. Pastoral a la defensiva: Muchas veces hemos actuado a la defensiva, y gastamos las energías pastorales redoblando el ataque al mundo decadente, con poca capacidad provocativa para mostrar caminos de felicidad” (nº 38).
  9. Falta de compasión: “Muchos no sienten que el mensaje de la Iglesia sobre el matrimonio y la familia haya sido un claro reflejo de la predicación y de las actitudes de Jesús que, al mismo tiempo que proponía un ideal exigente, nunca perdía la cercanía compasiva con los frágiles, como la samaritana o la mujer adultera” (nº 38).
  10. Juicio inmisericorde: “En las difíciles situaciones que viven las personas más necesitadas, la Iglesia debe tener un especial cuidado para comprender, consolar, integrar, evitando imponerles una serie de normas como si fueran una roca, con lo cual se consigue el efecto de hacer que se sientan juzgadas y abandonadas precisamente por esa Madre que esta llamada a acercarles la misericordia de Dios” (nº 49).

Autocrítica social (nº 40-48): Diez denuncias en lo social, cultural y político:

  1. Descarte: Se traslada a las relaciones afectivas lo que sucede con los objetos y el medio ambiente: todo es descartable, cada uno usa y tira, gasta y rompe, aprovecha y estruja mientras sirva” (nº 39), desde una mentalidad narcisista, antinatalista y consumista (nº 41-42).
  2. Superficialidad: “Las crisis matrimoniales frecuentemente se afrontan de un modo superficial y sin la valentía de la paciencia, del diálogo sincero, del perdón recíproco, de la reconciliación y también del sacrificio” (nº 41).
  3. Intervencionismo: La conciencia recta de los esposos “puede orientarlos a la decisión de limitar el número de hijos por motivos suficientemente serios”, pero son inaceptables “las intervenciones coercitivas del Estado en favor de la anticoncepción, la esterilización e incluso el aborto” (nº 42).
  4. Desprotección política: “Las familias se sienten abandonadas por el desinterés y la poca atención de las instituciones”, mientras tienen, “entre otros derechos, el de poder contar con una adecuada política familiar por parte de las autoridades públicas en el terreno jurídico, económico, social y fiscal” (nº 43-44).
  5. Desamparo juvenil: Existe una cultura que empuja a los jóvenes “a no poder formar una familia”, pues “son llevados a posponer la boda por problemas de tipo económico, laboral o de estudio” (nº 40). Y “la falta de una vivienda digna o adecuada suele llevar a postergar la formalización de una relación” (nº 44).
  6. Desprotección económica: “El actual sistema económico produce diversas formas de exclusión social. Las familias sufren en particular los problemas relativos al trabajo. Las posibilidades para los jóvenes son pocas y la oferta de trabajo es muy selectiva y precaria. Las jornadas de trabajo son largas y a menudo agravadas por largos tiempos de desplazamiento” (nº 44).
  7. Abandono infantil: Las guerras, el terrorismo, el crimen organizado provocan familias deterioradas, el fenómeno de los “niños de la calle”, y la explotación sexual de la infancia (nº 45).
  8. Abuso sexual infantil: “El abuso sexual de los niños se torna todavía más escandaloso ocurre en los lugares donde deben ser protegidos, particularmente en las familias y en las escuelas y en las comunidades e instituciones cristianas” (nº 29).
  9. Migración forzosa: Frente al valor positivo de la movilidad humana se da la “migración forzada de las familias como consecuencia de situaciones de guerra, persecuciones, pobreza, injusticia, marcada por las vicisitudes de un viaje que a menudo pone en riesgo la vida, traumatiza a las personas y desestabiliza a las familias” (nº 46).
  10. Eutanasia: Mientras son admirables las familias que cuidan de sus miembros discapacitados y ancianos, es reprobable la promoción y el amparo de la eutanasia y el suicidio asistido (nº 48).

Algunos desafíos (nº 50-57)

  1. Responder a los nuevos problemas de la familia hoy: cansancio, estrés y ansiedad, así como la inseguridad económica (nº 50).
  2. Afrontar el incremento fenómenos como la drogadicción, el alcoholismo, y la hostilidad (nº 51).
  3. Apoyar la estabilidad conyugal frente al debilitamiento de la familia, la infravaloración de su función social, y la deconstrucción jurídica de la familia: “Si bien es legítimo y justo que se rechacen viejas formas de familia tradicional, caracterizadas por el autoritarismo e incluso por la violencia, esto no debería llevar al desprecio del matrimonio sino al redescubrimiento de su verdadero sentido y a su renovación” (nº 52-53).
  4. Defender la dignidad de la mujer frente al maltrato, la degradación, la esclavitud, la mutilación genital, la desigualdad en el acceso al trabajo, y la instrumentalización mediática del cuerpo femenino (nº 54).
  5. Afrontar el fenómeno de la ausencia del padre (física, afectiva, cognitiva y espiritual) para la educación y la integración social (nº 55).
  6. Responder a la ideología de género: aunque se pueda distinguir el sexo biológico de su papel sociocultural no se pueden separar (nº 56).
  7. No debemos quedarnos en un estereotipo de familia ideal, sino dejarse interpelar por el “collage” de tantas realidades diferentes, colmadas de gozos, dramas y sueños; ni “caigamos en la trampa de desgastarnos en lamentos autodefensivos” (nº 57).

CAPÍTULO TERCERO: LA MIRADA PUESTA EN JESÚS: VOCACIÓN DE LA FAMILIA (nº 58-87).

El kerigma de la familia (nº 58-66).

  • Primer anuncio: El “primer anuncio” del Evangelio de la familia es el anuncio del amor y la ternura, para no convertirse en una doctrina fría y sin vida” (nº 59).
  • Indisolubilidad como don: “La indisolubilidad del matrimonio –lo que Dios ha unido que no lo separe el hombre (Mt.19,6)- no hay que entenderla ante todo como un yugo impuesto al hombre, sino como un don hecho a las personas unidas en matrimonio” (nº 62).
  • Sentido trinitario: “La familia y el matrimonio fueron redimidos por Cristo (Cf. Ef 5, 21-32), restaurados a imagen de la Santísima Trinidad, misterio del que brota todo amor verdadero” (nº 63).
  • Navidad y evangelio de la infancia: “Es el misterio que tanto fascinó a Francisco de Asís, a Teresa del Niño Jesús y a Carlos de Foucauld, del cual beben también las familias cristianas para renovar su esperanza y alegría” (nº 65).

La familia en los documentos de la Iglesia (nº 67-70)

  • El Concilio Vaticano II (Gaudium et spes) definió el matrimonio como comunidad de vida y de amor (nº 67).
  • El Beato Pablo VI (Encíclica Humanae Vitae) puso de relieve la importancia de la paternidad responsable (nº 68).
  • San Juan Pablo II (Exhortación Familiaris Consortio) propuso las líneas fundamentales para la pastoral de la familia (nº 69).
  • Benedicto XVI (Encíclica Deus caritas est) recalca que el matrimonio basado en el amor exclusivo y definitivo se convierte en el icono e la relación de Dios con su pueblo (nº 70).

El sacramento del matrimonio (nº 71-75)

  • Don salvador: “El sacramento del matrimonio no es una convención social, un rito vacío o el mero singo externo de un compromiso. El sacramento es un don para la santificación y la salvación de los esposos” (nº 72).
  • Vocación: “La decisión de casarse y de crear una familia debe ser fruto de un discernimiento vocacional” (nº 72).
  • Cristo mismo: “El sacramento no es una cosa o una fuerza, porque en realidad Cristo mismo mediante el sacramento del matrimonio sale al encuentro del los esposos cristianos” (nº 73).
  • Totalidad: “Toda la vida en común de los esposos, toda la red de relaciones que tejerán entre sí, con sus hijos y con el mundo, estará impregnada y fortalecida por la gracia del sacramento que brota del misterio de la Encarnación y de la Pascua” (nº 74).
  • Gracia y rito: “Necesitamos reflexionar más acerca de la acción divina en el rito nupcial, que aparece muy destacada en las iglesias orientales, al resaltar la importancia de la bendición sobre los contrayentes como singo del don del Espíritu” (nº 75).

Semillas del Verbo y situaciones imperfectas (nº 76-79).

  • Semillas del Verbo: “El discernimiento de la presencia de los semina Verbi en las otras culturas (cf. Ad Gentes Divnitus, 11) también se puede aplicar a la realidad matrimonial y familiar” (nº 77).
  • Situaciones imperfectas: “Frente a situaciones difíciles y familias heridas, siempre es necesario recordar un principio general: Los pastores, por amor a la verdad, están obligados a discernir bien las situaciones (Familiaris consortio, 84)”. Por lo que “hay que evitar los juicios que no toman en cuenta la complejidad de las diversas situaciones” (nº 79).

Transmisión de la vida y educación de los hijos (nº 80-85).

  • Fecundidad: característica esencial del matrimonio (incluso en los que no pueden tener hijos) que se realiza en la entrega a los demás, la adopción, el afecto especial a los hijos “diversamente hábiles”, etc…
  • 1ª Denuncia: “Se esta difundiendo una mentalidad que reduce la generación de la vida a una variable de los proyectos individuales o de los cónyuges” (nº 82).
  • 2ª Denuncia: “Si la familia es el santuario de la vida, el lugar donde la vida es engendrada y cuidada, constituye una contradicción lacerante que se convierta en el lugar donde la vida es negada y destrozada” (nº 83).
  • 3ª Denuncia: “La educación integral de los hijos es obligación gravísima, a la vez que derecho primario de los padres”. “La escuela no sustituye a los padres sino que los complementa” (nº 84).

La familia y la Iglesia (nº 86-88).

  • Iglesia doméstica: “Aquí se aprende la paciencia y el gozo del trabajo, el amor fraterno, el perdón generoso, incluso reiterado, y sobre todo el culto divino por medio de la oración y la ofrenda de la propia vida” (CIC, 1657) (nº 86).
  • La Iglesia es familia de familias: “La Iglesia es un bien para la familia y la familia es un bien para la Iglesia” (nº 87).

CAPÍTULO CUARTO: EL AMOR EN EL MATRIMONIO (nº 90-164)

Nuestro amor cotidiano (nº 90-119).

  • El amor es paciente: “Tener paciencia no es dejar que nos maltraten continuamente, o tolerar agresiones físicas, o permitir que nos traten como objetos. El problema es cuando exigimos que las relaciones sean celestiales o que las personas sean perfectas, o cuando nos colocamos en el centro y esperamos que sólo se cumpla la propia voluntad” (nº 92).
  • El amor es servicial: “Como decía San Ignacio de Loyola, el amor no se debe poner más en las obras que en las palabras” (nº 94).
  • El amor no tiene envidia: “El verdadero amor valora los logros ajenos, no los siente como una amenaza” (nº 95).
  • El amor no hace alarde ni es arrogante: “Para poder comprender, disculpar o servir a los demás de corazón, es indispensable sanar el orgullo y cultivar la humildad” (nº 98).
  • El amor no obra con dureza: “Entra en la vida del otro incluso cuando forma parte de nuestra vida, pide la delicadeza de una actitud no invasora, que renueve la confianza y el respeto” (nº 99).
  • El amor no busca su propio interés: “Tomás de Aquino ha explicado que pertenece más a la caridad querer amar que querer ser amado” (nº 102).
  • El amor no se irrita: “Nunca hay que terminar el día sin hacer las paces en la familia Y, ¿cómo debo hacer las paces? ¿Ponerme de rodillas? ¡No! Sólo un pequeño gesto, algo pequeño, y vuelve la armonía familiar. Basta una caricia, sin palabras” (nº 104).
  • El amor no lleva cuentas del mal: “Un perdón que se fundamenta en una actitud positiva, que intenta comprender la debilidad ajena y trata de buscar excusas a la otra persona” (nº 105).
  • El amor no se alegra de la injusticia, sino que goza con la verdad: “La familia debe ser siempre el lugar donde alguien, que logra algo bueno en la vida, sabe que allí lo van a celebrar con él” (nº 110).
  • Todo lo disculpa: “Implica limitar el juicio, contener la inclinación a lanzar una condena dura e implacable” (nº 112). “Los esposos que se aman y se pertenecen, hablan bien el uno del otro, intentan mostrar el lado bueno del cónyuge más allá de sus debilidades y errores” (nº 113).
  • Todo lo cree: “El amor confía, deja en libertad, renuncia a controlarlo todo, a poseer, a dominar”. “Alguien que sabe que siempre sospechan de él, que lo juzgan sin compasión, que no lo aman de manera incondicional, preferirá guardar sus secretos, esconder sus caídas y debilidades, fingir lo que no es” (nº 115).
  • Todo lo espera: “Siempre espera que sea posible una maduración, un sorpresivo brote de belleza, que las potencialidades más ocultas de su ser germinen algún día” (116). Esta esperanza “incluye la certeza de una vida más allá de la muerte. Allí, completamente transformada por la Resurrección de Cristo, ya no existirán sus fragilidades, sus oscuridades ni sus patologías” (nº 117).
  • Todo lo soporta: “No consiste sólo en tolerar algunas cosas molestas, sino en algo más amplio: una resistencia dinámica y constante, capaz de superar cualquier desafío” (nº 118). “A veces me admira, por ejemplo, la actitud de personas que han debido separase de su cónyuge para protegerse de su violencia física y, sin embargo, por la caridad conyugal que sabe ir más allá de los sentimientos, han sido capaces de procurar su bien, aunque sea a través de otros, en momentos de enfermedad, de sufrimiento o de dificultad. Es también es amor a pesar de todo” (nº 119).

Crecer en la caridad conyugal (nº 120-123).

  • Proceso: “No conviene confundir planos diferentes: no hay que arrojar sobre dos personas limitadas el tremendo peso de tener que reproducir de manera perfecta la unión que existe entre Cristo y su Iglesia, porque el matrimonio como singo implica un proceso dinámico, que avanza gradualmente con la progresiva integración de los dones de Dios” (nº 122).

Toda la vida, todo en común (nº 123-125).

  • Apertura a lo definitivo: “Quien está enamorado no se plantea que esa relación pueda ser sólo por un tiempo (…) Los hijos no sólo quieren que sus padres se amen, sino también que sean fieles y sigan siempre juntos. Estos y otros signos muestran que en la naturaleza misma del amor conyugal está la apertura a lo definitivo” (nº 123).
  • Plan que sobrepasa: “Prometer un amor para siempre es posible cuando se descubre un plan que sobrepasa los propios proyectos que nos sostiene y nos permite entregar totalmente nuestro futuro a la persona amada” (nº 124).

Alegría y belleza (nº 126-130).

  • Contemplación: El amor al otro implica ese gusto por contemplar y valorar lo bello de sagrado de su ser personal, que existe más allá de sus necesidades” (nº 127). “Muchas heridas y crisis se originan cuando dejamos de contemplarnos (…) En mi casa yo no le importo a nadie, y ni siquiera me ven, como si no existiera (nº 128).
  • Luchar juntos: “Después de haber sufrido y luchado juntos, los cónyuges pueden experimentar que valió la pena, porque consiguieron algo bueno, aprendieron algo juntos, o porque pueden valorar más lo que tienen” (nº 130).

Casarse por amor (nº 131-132).

  • Institucionalización: “El matrimonio como institución social es protección y cauce para el compromiso mutuo, para la maduración del amor, para que la opción por el otro crezca en solidez, concretización y profundidad, y a su vez para que pueda cumplir su misión en la sociedad” (nº 131).

Amor que se manifiesta y crece (nº 133-135).

  • Tres palabras: El crecimiento en el amor depende de tres palabras calve: “permiso, gracias, perdón” (nº 133).
  • Bajo el impulso de la gracia: “El amor matrimonial no se cuida ante todo hablando de indisolubilidad como una obligación, o repitiendo una doctrina, sino afianzándolo gracias a un crecimiento constante bajo el impulso de la gracia” (nº 134).
  • No existen las familias perfectas: Como recuerdan los obispos de Chile, no existen las familias perfectas que nos propone la propaganda falaz y consumista. En ellas no pasan los años, no existe la enfermedad, el dolor ni la muerte (…) La propaganda consumista muestra una fantasía que nada tiene que ver con la realidad que deben afrontar, en el día a día, los jefes y las jefas del hogar” (nº 135).

Dialogo (nº 136-141).

  • Dar espacio: “En lugar de comenzar a dar opiniones o consejos, hay que asegurarse de haber escuchado todo lo que el otro necesita decir. Esto implica hacer un silencio interior para escuchar sin ruidos en el corazón o en la mente: despojarse de toda prisa, dejar a un lado las propias necesidades y urgencias, hacer espacio” (nº 137).
  • Valorar al otro: “Desarrollar el hábito de dar importancia real al otro. Se trata de valorar su persona, de reconocer que tiene derecho a existir, a pensar de manera autónoma y a ser feliz” (nº 138).
  • Unidad en la diversidad: “La unidad a la que hay que aspirar no es uniformidad, sino una unidad en la diversidad, o una diversidad reconciliada. En ese estilo enriquecedor de comunión fraterna, los diferentes se encuentran, se respetan y se valoran, pero manteniendo diversos matices y acentos que enriquecen el bien común” (nº 139).
  • Cuidar el lenguaje: “Es importante la capacidad de expresar lo que uno siente sin lastimar; utilizar un lenguaje y un modo de hablar que pueda ser más fácilmente aceptado o tolerado por el otro, aunque el contenido sea exigente; plantear los propios reclamos pero sin descargar la ira como forma de venganza, y evitar un lenguaje moralizante que sólo busque agredir, ironizar, culpar, herir” (nº 139).
  • Cultivarse: “Reconozcamos que para que el diálogo valga la pena hay que tener algo que decir, y eso requiere una riqueza interior que se alimenta en la lectura, la reflexión personal, la oración y la apertura a la sociedad” (nº 141).

Amor apasionado (nº 142).

  • Totalidad: “Todos los místicos han afirmado que el amor sobrenatural y el amor celeste encuentran los símbolos que buscan en el amor matrimonial, más que en la amistad, más que en el sentimiento filial o en la dedicación a una causa. Y el motivo está justamente en su totalidad” (nº 142).

El mundo de las emociones (nº 143-146).

  • Al servicio de la libertad: La madurez llega a una familia cuando la vida emotiva de sus miembros se transforma en una sensibilidad que no domina ni oscurece las grandes opciones y valores sino que sigue a su libertad, brota de ella, la enriquece, la embellece y la hace más armoniosa para bien de todos” (nº 146).

Dios ama el gozo de sus hijos (nº 147-149)

  • Orientar las pasiones: “De verdad se puede hacer un hermoso camino con las pasiones, lo cual significa orientarlas cada vez más en un proyecto de auto-donación y de plena realización de sí mismo, que enriquece las relaciones interpee4sonales en el seno familiar” (nº 148).
  • Dios ama el gozo: “Algunas corrientes espirituales insisten en eliminar el deseo para liberarse del dolor. Pero nosotros creemos que Dios ama el gozo del ser humano, que él creó todo para que lo disfrutemos (1 Tom 6,17). (nº 149).

Dimensión erótica del amor (nº 150-152).

  • Placer y admiración: La sexualidad no es un recurso para gratificar o entretener, ya que es un lenguaje interpersonal donde el otro es tomado en serio, con su sagrado e inviolable valor (…) El más sano erotismo, si bien esta unido al a búsqueda de placer, supone la admiración, y por eso puede humanizar los impulsos” (nº 151).

Violencia y manipulación (nº 153-157).

  • Usar y tirar: En esta época se vuelve muy riesgoso que la sexualidad también sea poseída por el espíritu venenoso del usa y tira. El cuerpo del otro es con frecuencia manipulado, como una cosa que se retiene mientras brinda satisfacción y se desprecia cuando es atractivo” (nº 153).
  • Dominio: Cuando la precisa pertenencia recíproca se convierte en un dominio, cambia esencialmente la estructura de comunión en la relación interpersonal (nº 155).

Matrimonio y virginidad (nº 158-161).

  • Signos: “Mientras la virginidad es un signo escatológico de Cristo Resucitado, el matrimonio es un signo histórico para los que caminamos en la tierra, un signo de Cristo terreno que aceptó unirse a nosotros y se entregó hasta darnos su sangre. La virginidad y el matrimonio son, y deben ser formas diferentes de amar, porque el hombre no puede vivir sin amor (nº 161).

La transformación del amor (nº 163-164).

  • Reelección: “Cuando los demás ya no puedan reconocer la belleza de esa identidad, el cónyuge enamorado sigue siendo capaz de percibirla con el instinto del amor, y el cariño no desaparece. Reafirma su decisión de pertenecerle, la vuelve a elegir, y expresa esa elección en una cercanía fiel y cargada de ternura” (nº 164).

CAPÍTULO QUINTO: AMOR QUE SE VUELVE FECUNDO (nº 165-198).

Acoger a una nueva vida (nº 166-167)

  • Amados: “La familia es el ámbito no sólo de la generación sino de la acogida de la vida que llega como regalo de Dios (…) Los hijos son amados antes de que lleguen” (nº 166). A los padres “les ha concedido Dios elegir el nombre con el que él llamará a cada uno de sus hijos por toda la eternidad” (nº 166).
  • No siempre: “Sin embargo, numerosos niños desde el inicio son rechazados, abandonados, les roban su infancia y su futuro. Alguno se atreve a decir, casi para justificarse, que fue un error hacer que viniera al mundo. ¡Esto es vergonzoso! (…) ¿Qué hacemos las solemnes declaraciones de los derechos humanos o de los derechos del niño, si luego castigamos a los niños por los errores de los adultos? (nº 166).
  • Las familias numerosas “son una alegría para la Iglesia. En ellas, el amor expresa su fecundidad generosa. Esto no implica olvidar una sana advertencia de San Juan Pablo II, cuando explicaba que la paternidad responsable no es procreación ilimitada o falta de conciencia de lo que implica educar a los hijos, sino más bien la facultad que los esposos tiene de usar su libertad inviolable de modo sabio y responsable, teniendo en cuenta tantas realidades sociales y demográficas, como su propia situación y sus deseos legítimos (nº 167).

El amor en la espera propia del embarazo (nº 168-171)

  • Valor infinito: “Cada niño está en el corazón de Dios desde siempre, y en el momento en que es concebido se cumple el sueño eterno del Creador. Pensemos cuánto vale ese embrión desde el instante en que es concebido. Hay que mirarlo con esos ojos de amor de Padre, que mira más allá de toda apariencia” (nº 168).
  • Sentirse esperado: Algunos padres sienten que su niño no llega en el mejor momento. Les hace falta pedirle al Señor que los sane y los fortalezca para aceptar plenamente a ese hijo, para que puedan esperarlo de corazón. Es importante que ese niño se sienta esperado. Él no es un complemento o una solución para una inquietud personal. Es un ser humano, con un valor inmenso, y no puede ser usado para el propio beneficio” (nº 170).
  • Instrumento de Dios: “A cada mujer embarazada quiero pedirle con afecto: Cuida tu alegría, que nada te quite el gozo interior de la maternidad. Ese niño merece tu alegría. No permitas que los miedos, las preocupaciones, los comentarios ajenos o lo problemas apaguen esa felicidad de ser instrumento de Dios para traer una nueva vida al mundo” (nº 171).

Amor de madre y de padre (nº 127-177)

  • Amor nido: “Todo niño tiene derecho a recibir el amor de una madre y de un padre, ambos necesarios para su maduración íntegra y armoniosa (…) No se trata sólo del amor del padre y de la madre por separado, sino también del amor entre ellos, percibido como fuente de la propia existencia, como nido que acoge y como fundamento de la familia” (nº 172).
  • Presencia materna: “El debilitamiento de la presencia materna con sus cualidades femeninas es un riesgo grave para nuestra tierra. Valor el feminismo cuando no pretende la uniformidad ni la negación de la maternidad. Porque la grandeza de la mujer implica todos los derechos que emanan de su inalienable dignidad humana, pero también de su genio femenino, indispensable para la sociedad” (nº 173).
  • Presencia paterna: “La figura paterna, por otra parte, ayuda a percibir los límites de la realidad, y se caracteriza más por la orientación, por la salida hacia el mundo más amplio y desafiante, por la invitación al esfuerzo y a la lucha” (nº 175).
  • Presente, no controlador: “Decir presente no es lo mismo que decir controlador. Porque los padres demasiado controladores anulan a los hijos. Algunos padres se sienten inútiles o innecesarios, pero la verdad es que los hijos necesitan encontrar un padre que los espera cuando regresan de sus fracasos. Harán de todo por no admitirlo, para no hacerlo ver, pero lo necesitan” (nº 177).

Fecundidad ampliada (nº 178-174)

  • Por ellos: “Frente a situaciones en las que el hijo es querido a cualquier precio, como un derecho a la propia autoafirmación, la adopción y la acogida, entendidas correctamente, muestran un aspecto importante del ser padres y del ser hijos, en cuanto ayudan a reconocer que los hijos, tanto naturales como adoptados y acogidos, son otros sujetos en sí mismos y que hace falta recibirlos, amarlos, hacerse cago de ellos y no sólo traerlos al mundo” (nº 180).
  • Prolongación del amor: “La procreación y la adopción no son las únicas maneras de vivir la fecundidad del amor. Aun la familia con muchos hijos está llamada a dejar su huella en la sociedad donde está inserta, para desarrollar otras formas de fecundidad que son como la prolongación del amor que la sustenta (…) Los matrimonios necesitan una clara y convencida conciencia sobre sus deberes sociales. Cuando esto sucede, el afecto que los une no disminuye, sino que se llena de nueva luz” (nº 181).
  • Sanar heridas: “Un matrimonio que experimenta la fuerza del amor, sabe que este amor está llamado a sanar las heridas de los abandonados, a instaurar la cultura del encuentro, a luchar por la justicia” (nº 183).

Discernir el cuerpo (nº 185-186)

  • “¿O tenéis en tan poco a la Iglesia de Dios que humilláis a los pobres” (1 Cor. 11, 21-22). “La celebración eucarística se convierte así en un constante llamado para que cada cual se examine (v.28) en orden a abrir las puertas de la propia familia a una mayor comunión con los descartables de la sociedad, y, entonces si, recibir el Sacramento del amor eucarístico que nos hace un solo cuerpo” (nº 185).

La vida en la familia grande (nº 187)

  • Otros necesitan ayuda: “El pequeño núcleo familiar no debería aislarse de la familia ampliada, donde están los padres, los tíos, los primos, e incluso los vecinos. En esa familia grande puede haber algunos necesitados de ayuda, o al menos de compañía y de gestos de afecto, o pueda haber grandes sufrimientos que necesitan consuelo” (nº 187).

Ser hijos (nº 188-190)

  • Una cara de la moneda: “Una sociedad de hijos que no honran a sus padres es una sociedad sin honor (…) Es una sociedad destinada a poblarse de jóvenes desapacibles y ávidos” (nº 189).
  • La otra cara de la moneda:Abandonará el hombre a su padre y a su madre (Gn 2,24), dice la Palabra de Dios. Esto a veces no se cumple, y el matrimonio no termina de asumirse porque no se ha hecha esa renuncia y esa entrega” (nº 190).

Los ancianos (nº 191-193)

  • Medida de civilización: “La atención a los ancianos habla de la calidad de una civilización. ¿Se presta atención al anciano en una civilización? ¿Hay sitio para el anciano? Esta civilización seguirá adelante si sabe respetar la sabiduría, la sabiduría de los ancianos” (nº 192).
  • Memoria viva: “Las narraciones de los ancianos hacen mucho bien a los niños y jóvenes, ya que los conectan con la historia vivida tanto de la familia como del barrio y del país. Una familia que no respeta y atiende a sus abuelos, que son su memoria viva, es una familia desintegrada” (nº 193).

Ser hermanos (nº 194-195)

  • Semilla de fraternidad: “Es precisamente la familia la que introduce la fraternidad en el mundo. A partir de esta primera experiencia de humanidad, nutrida por los afectos y por la educación familiar, el estilo de la fraternidad se irradia como una promesa sobre toda la sociedad” (nº 194).
  • Aprender a ser hermanos: “Hay que reconocer que tener un hermano, una hermana que te quiere, es una experiencia fuerte, impagable, insustituible, pero hay que enseñar con paciencia a los hijos a tratarse como hermanos” (nº 195).

Un corazón grande (nº 196-198)

  • Ellos también son familia: “Esta familia grane debería integrar con mucho amor a las madres adolescentes, a los niños sin padres, a las mujeres solas que deben llevar adelante la educación de sus hijos, a las personas con alguna discapacidad que requieren mucho afecto y cercanía, a los jóvenes que luchan contra una adicción, a los solteros, separados o viudos que sufren la soledad, a los ancianos y enfermos que no reciben el apoyo de sus hijos, y en su seño tiene cabida incluso los más desastrosos en las conductas de su vida” (nº 197).
  • La familia del cónyuge: “En esta familia grande están también el suegro, la suegra, y todos los parientes del cónyuge (…) La unión conyugal reclama respetar sus tradiciones y costumbres, tratar de comprender su lenguaje, contener las críticas, cuidarlos e integrarlos de alguna manera en el propio corazón, aun cuando haya que perseverar la legitima autonomía y la intimidad de la pareja” (nº 198).

CAPÍTULO SEXTO: ALGUNAS PERSPECTIVAS PASTORALES (nº 200-258)

Anunciar el Evangelio de la Familia hoy (nº 200-204)

  • Fin: “Acompañar a cada una y a todas las familias para que puedan descubrir la mejor manera de superar las dificultades que se encuentran en el camino”, para lo que se requiere “un esfuerzo evangelizador y catequístico dirigido a la familia” (nº 200).
  • Medios:
  • Conversión misionera: “no quedarse en un anuncio meramente teórico y desvinculado de lo problemas reales de las personas” (nº 201)
  • Educación en valores: “no se trata solamente de presentar una normativa, sino de proponer valores” (nº 201).
  • Denunciar los condicionamientos “culturales, sociales, políticos y económicos, como el espacio excesivo concedido a la lógica del mercado” (nº 201).
  • Parroquia: “La principal contribución a la pastoral familiar la ofrece la parroquia, que es una familia de familias, donde se armonizan los aportes de las pequeñas comunidades, movimientos y asociaciones eclesiales” (nº 202).
  • Formación de los sacerdotes desde el Seminario, con más contacto con sus familias y con las parroquias (nº 203).
  • Aportación expertos, de agentes laicos de pastoral familiar “con apertura a recibir los aportes de la psicología, la sociología, la sexología, e incluso el counseling” (nº 204).

Guiar a los prometidos en el camino de preparación del matrimonio (nº 205-211).

  • Preparación remota:
  • Padres: “Quienes llegan mejor preparados al casamiento son quienes han aprendido de sus propios padres” (nº 208).
  • Grupos: “Suelen ser muy útiles los grupos de novios y las ofertas de charlas opcionales sobre una variedad de temas que interesan realmente a los jóvenes” (nº 208).
  • Personalizada: “No obstante, son dispensables algunos momentos personalizados, porque el principal objetivo es ayudar a cada uno para que aprenda a amar a esta persona concreta con la que pretende compartir toda la vida” (nº 208).
  • Pastoral popular: “Tampoco hay que olvidar los valiosos recursos de la pastoral popular”, como el día de San Valentín (nº 208).
  • Preparación próxima:
  • Iniciación al sacramento: “interesa más la calidad que la cantidad”, con “contenidos que, comunicados de manera atractiva y cordial, les ayuden a comprometerse en un camino de toda la vida con gran ánimo y liberalidad (nº 2079.
  • Comunicación: “Deberían ser estimulados y ayudados para que puedan hablar de lo que cada uno espera de un eventual matrimonio, de su modo de entender lo que es el amor y el compromiso, de lo que se desea del otro, del tipo de vida en común que se quisiera proyectar” (nº 209).
  • Señales de peligro: “Esto implica aceptar con sólida voluntad la posibilidad de afrontar algunas renuncias, momentos difíciles y situaciones conflictivas, y la decisión firme de prepararse para ello” (nº 210).
  • Pastoral del vínculo: “Deben asegurar que los novios no vean el casamiento como el final de un camino, sino que asuman el matrimonio como una vocación que los lanza hacia delante” (nº 211).
  • Caminos prácticos: “Estos aportes no son únicamente convicciones doctrinales, ni siquiera pueden reducirse a los preciosos recursos espirituales que siempre ofrece la Iglesia, sino que también tienen que ser caminos prácticos, consejos bien encarnados, tácticas tomadas de la experiencia, orientaciones psicológicas” (nº 211).
  • Reconciliación sacramental: “que permita colocar los pecados y los errores de la vida pasada, y de la misma relación, bajo el influjo del perdón misericordioso de Dios y de su fuerza sanadora”.

Preparación de la celebración (nº 212-216).

  • Prioridad: “Queridos novios: Tened la valentía de ser diferentes, no os dejéis devorar por la sociedad de consumo y de la apariencia. Lo que importa es el amor que os une, fortalecido y santificado por la gracia. Vosotros sois capaces de optar por un festejo austero y sencillo, para colocar el amor por encima de todo” (nº 212).
  • Signos litúrgicos: Además de la meditación de las lecturas y de la comprensión de los anillos y de otros signos (nº 216), conviene que los novios perciban “el peso teológico y espiritual del consentimiento”, en dos sentidos:
    • La continuidad: “Hace falta destacar que esas palabras no pueden ser reducidas al presente; implican una totalidad que incluye el futuro, hasta que la muerte los separe” (nº 214).
    • La promesa: “El sentido del consentimiento muestra que libertad y fidelidad no se oponen, más bien se sostienen mutuamente” (nº 214).
  • Experiencia de oración: “No sería bueno que llegasen al casamiento sin haber orado juntos, el uno por el otro, pidiendo ayuda a Dios para ser fieles y generosos, preguntándose juntos a Dios que es lo que él espera de ellos, e incluso consagrando su amor ante una imagen de María” (nº 216).
  • Oportunidad evangelizadora: “Generalmente el celebrante tiene la oportunidad de dirigirse a una asamblea compuesta de personas que participan poco en la vida eclesial o que pertenecen a otra confesión cristiana o comunidad religiosa. Por lo tanto, se trata de una ocasión imperdible para anunciar el Evangelio de Cristo” (nº 216).

Acompañar en los primeros años de la vida matrimonial (nº 217-222).

  • Proceso: “Muchas veces el tiempo del noviazgo no es suficiente, la decisión de casarse se precipita por diversas razones y, como si no bastara, la maduración de los jóvenes se ha retrasado. Entonces, los recién casados tiene que completar ese proceso que debería haberse realizado durante todo el noviazgo” (nº 217).
  • Proyecto: “El sí que se dieron es el inicio de un itinerario (…) Suele ayudar el que se sientan a dialogar para elaborar su proyecto concreto en sus objetivos, sus instrumentos, sus detalles” (nº 218).
  • Etapas: “Del impacto inicial, caracterizado por una atracción marcadamente sensible, se pasa a la necesidad del otro percibido como parte de la propia vida. De allí de pasa al gusto de la pertenencia mutua, luego a la comprensión de la vida entera como un proyecto de los dos, a la capacidad de poner la felicidad del otro por encima de las propias necesidades, y al gozo de ver el propio matrimonio como un bien para la sociedad” (nº 220).
  • Historia de salvación: “Cada matrimonio es una historia de salvación, y esto supone que se parte de una fragilidad que, gracias al don de Dios y a una respuesta creativa y generosa, va dando paso a una realidad cada vez más sólida y preciosa (…) Hacer crecer es ayudar al otro a moldearse su propia identidad. Por eso el amor es artesanal” (nº 221).
  • Generosos con la vida: “El acompañamiento debe alentar a los esposos a ser generosos en la comunicación de la vida (…) El camino adecuado para la planificación familiar presupone un diálogo consensual entre los esposos, el respeto de los tiempos y la consideración de la dignidad de cada uno de los miembros de la pareja” (nº 222).

Algunos recursos (nº 223-230).

  • Acompañamiento de esposos con experiencia (nº 223).
  • Dedicar tiempo para dialogar, para compartir, para escucharse, para mirarse, para valorarse… (nº 224).
  • Aprovechar rituales cotidianos: besarse por las mañanas, bendecirse por las noches, esperar al otro, compartir tareas domésticas, festejar… (nº 226).
  • Acudir a la Palabra de Dios como “criterio de juicio y una luz para el discernimiento de los diversos desafíos que deben afrontar los cónyuges y las familias” (nº 227).
  • Parroquias, movimientos, escuelas… a través de: grupos de matrimonios, retiros breves, charlas sobre problemáticas concretas de la vida familiar, centros de asesoramiento, consultorías sobre diferentes situaciones familiares (adiciones, infidelidad…), talleres de padres, etc.. (nº 229).
  • Espacios esporádicos: re-proponer el ideal cristiano en bautizos, comuniones, funerales, bodas, bendición de los hogares, etc… (nº 230).
  • Pastoral misionera: En salida, en cercanía, en lugar de reducirse a ser una fábrica de cursos a los que pocos pueden asistir (nº230).

Iluminar crisis, angustias y dificultades (nº 231).

  • Como enseñaba San Juan de la Cruz: “los viejos amadores son lo ya ejercitados y probados. Ellos ya no tienen aquellos hervores sensitivos ni aquellas furias y fuegos hervorosos por fuera, sino que gustan la suavidad del vino de amor ya bien cocido en su sustancia (…) asentado allá dentro en el alma” (nº 231).

El desafío de las crisis (nº 232-238).

  • Son para crecer, no para decrecer (nº 232):
    • “No se convive para ser cada vez menos felices, sino para aprender a ser felices de un modo nuevo”.
    • “De ningún modo hay que resignarse a una curva descendente, a un deterioro inevitable, a una soportable mediocridad”.
    • “Cada crisis esconde una buena noticia que hay que saber escuchar afinando el oído del corazón”.
  • Importancia de la comunicación: “En una crisis no asumida, lo que mas se perjudica es la comunicación. De este modo, poco a poco, alguien que era la persona que amo, pasa a ser la quien me acompaña siempre en la vida, luego solo el padre o la madre de mis hijos, y al final, un extraño” (nº 233).
  • Descripción de las crisis habituales (nº 235):
    • Las crisis de los comienzos: compatibilizar diferencias y desprenderse de los padres.
    • Las crisis de la crianza, que cambia los hábitos del matrimonio.
    • Las crisis de la adolescencia del hijo, que exige muchas energías, desestabiliza a los padres y a veces los enfrenta entre si.
    • La crisis del “nido vacío”, que obliga a la pareja a mirarse nuevamente a sí misma.
    • La crisis que se origina en la vejez de los padres de los cónyuges, que reclaman más presencia, cuidados y decisiones difíciles.
  • A estas se suman “las crisis personales que inciden en la pareja, relacionadas con dificultades económicas, laborales, afectivas, sociales, espirituales” (nº 236).
  • Y las crisis propias de la inevitable fragilidad humana, a las cuales se otorga una carga emotiva demasiado grande. Por ejemplo, la sensación de no ser completamente correspondido, los celos, las diferencias que surjan entre los dos, el atractivo que despiertan otras personas, los nuevos intereses que tienden a apoderarse del corazón, los cambios físicos del cónyuge, y tantas otras cosas que, más que atentados contra el amor, son oportunidades que invitan a recrearlo una vez más” (237).
  • Saber perdonar y sentirse perdonados “es una experiencia fundamental en la vida familiar. El difícil arte de la reconciliación, que requiere del sostén de la gracia, necesita la generosa colaboración de familiares y amigos, y a veces incluso de ayuda externa y profesional” (nº 236).

Viejas heridas (nº 239-240).

  • “A veces las personas necesitan realizar a los cuarenta años una maduración atrasada que debería haberse logrado al final de la adolescencia” (nº 239).
  • Muchos terminan su niñez sin haber sentido jamás que son amados incondicionalmente, y eso lastima su capacidad de confiar y entregarse. Una relación mal vivida con los propios padres y hermanos, que nunca ha sido sanada, reaparece y daña la vida conyugal” (nº 240).
  • Por más que parezca evidente que toda la culpa es del otro, nunca es posible superar una crisis esperando que solo cambie el otro” (nº 240).

Acompañar después de rupturas y divorcios (nº 241-246).

  • Separaciones necesarias: “Hay casos donde la separación es inevitable. A veces puede llegar a ser incluso moralmente necesaria, cuando precisamente se trata de sustraer al cónyuge más débil, a los hijos pequeños, de las heridas más graves causadas por la pertenencia y la violencia, el desaliento y la explotación, la ajenidad y la indiferencia” (nº 241).
  • “Hay que alentar a las personas divorciadas que no se han vuelto a casar –que a menudo son testigos de la fidelidad matrimonial- a encontraren la Eucaristía el alimento que las sostenga en su estado” (nº 242).
  • “A las personas divorciadas que viven en nueva unión, es importante hacerles sentir que son parte de la Iglesia, que no están excomulgadas” (nº 243). “Cómo podremos recomendar a estos padres que hagan todo lo posible para educar a sus hijos en la vida cristiana, dándoles el ejemplo de una fe convencida y practicada, si los tuviéramos alejados de la vida en comunidad, como si estuviesen excomulgados?” (nº 246).
  • Nulidad matrimonial: “Un gran número de padres subrayó la necesidad de hacer más accesibles y ágiles, posiblemente totalmente gratuitos, los procedimientos para el reconocimiento de los casos de nulidad. La lentitud en los procesos irrita y cansa a la gente. Mis dos recientes documentos sobre esta materia han llevado a una simplificación de los procedimientos…“ (nº 244).
  • Los hijos “son la primera preocupación, que no debe ser opacada por cualquier otro interés u objetivo. A los padres separados les ruego: Jamás, jamás, jamás tomar el hijo como rehén. Os habéis separado por muchas dificultades y motivos, la vida os ha dado esa prueba, pero no que sean los hijos quienes carguen el peso de esta separación, que no sean usados como rehenes contra el otro cónyuge. Que crezcan escuchando que la mamá habla bien del papá, aunque no estén juntos, y que el papá hable bien de la mamá” (nº 245)

Algunas situaciones complejas (nº 247-252).

  • Atención específica para los matrimonios mixtos (tan importantes para el movimiento ecuménico), los matrimonios con disparidad de cultos (denuncia a los países sin libertad religiosa que obliga a los cristianos a cambiar de religión), o el acceso al bautismo de personas en una condición matrimonial compleja. Para todos ellos la Iglesia hace suyo el comportamiento del Señor Jesús que en un amor ilimitado se ofrece a todas las personas sin excepción (nº 247-250).
  • “Toda persona, independientemente de su tendencia sexual, ha de ser respetada en su dignidad y acogida con respeto, procurando evitar todo signo de discriminación injusta”. Sus familias habrán “de asegurar un respetuoso acompañamiento, con el fin de que aquellos que manifiesten una tendencia homosexual puedan contar con la ayuda necesaria para comprender y realizar plenamente la voluntad de Dios en su vida” (nº 250).
  • En cuanto a las familias monoparentales (de madres o padres biológicos), “cualquiera que sea la causa, el progenitor que vive con el niño debe encontrar apoyo y consuelo entre las familias que conforman la comunidad cristiana” (nº 252).

Cuando la muerte clava su aguijón (nº 253-258).

  • Apertura a una nueva relación: “El amor tiene una intuición que le permite escuchar sin sonidos y ver en lo invisible. Eso no es imaginar al ser querido tal como era, sino poder aceptarlo transformado, como es ahora. Jesús resucitado, cuando su amiga María quiso abrazarlo con fuerza, le pidió que no lo tocara (cf. Jn 20, 17), para llevarlo a un encuentro diferente (nº 255).
  • Si aceptamos la muerte podemos prepararnos para ella. El camino es crecer en el amor hacia los que caminan con nosotros, hasta el día en que ya no habrá muerte, ni duelo, ni llanto, ni dolor (Ap 21,4). Des ese modo, también nos preparamos para reencontrar a los seres queridos que murieron. Así como Jesús entregó el hijo que había muerto a su madre (Cf. Lc 7, 15)., lo mismo hará con nosotros. No desgastemos energías quedándonos años y años en el pasado. Mientras mejor vivamos en esta tierra, más felicidad podremos compartir con los seres queridos en el cielo. Mientras logremos madurar y crecer, más cosas lindas podremos llevarles para el banquete celestial” (nº 258).

CAPÍTULO SÉPTIMO: FORTALECER LA EDUCACIÓN DE LOS HIJOS (nº 259-290).

¿Dónde están los hijos? (nº 260-262).

  • El tiempo es superior al espacio: “Siempre hace falta vigilancia” (nº 260), pero “la obsesión no es educativa (…) Se trata de generar procesos más que de dominar espacios (…), generar en el hijo, con mucho amor, procesos de maduración en su libertad” (nº 261).
  • Dónde esta existencialmente: “La gran cuestión no es dónde está el hijo físicamente, con quien está en este momento, sino dónde está en un sentido existencial, dónde esta posicionado desde el punto de vista de las convicciones, de sus objetivos, de sus deseos, de su proyecto de vida” (nº 261).
  • Promover libertades responsables: Es inevitable que cada hijo nos sorprenda con los proyectos que broten de su libertad, que nos rompa los esquemas, y es bueno que esto suceda. La educación entraña la tarea de promover libertades responsables, que opten en las encrucijadas con sentido e inteligencia” (nº 262).

Formación ética de los hijos (nº 263-267).

  • Dignos de confianza: “El desarrollo afectivo y ético de una persona requiere de una experiencia fundamental: crecer que los propios padres son dignos de confianza” (nº 263).
  • Modo inductivo: “de tal manera que el hijo pueda llegar a descubrir por si mismo la importancia de determinados valores, principios y normas, en lugar de imponérselos como verdades irrefutables” (nº 264).
  • Afecto al bien: Hace falta “que el bien captado por la mente se arraigue en nosotros como profunda inclinación afectiva, como un gusto por el bien que pese más que otros atractivos, y que nos lleve a percibir que eso que captamos como bueno lo es también para nosotros aquí y ahora” (nº 265).
  • Desarrollar hábitos: “Alguien puede tener sentimientos sociables y una buena disposición hacia los demás, pero si durante mucho tiempo no se ha habituado por la insistencia de los mayores a decir por favor, permiso, gracias, su buena disposición interior no se traducirá fácilmente en estas expresiones” (nº 266).
  • Educar en libertad: “La educación moral es un cultivo de la libertad a través de propuestas, motivaciones, símbolos, reflexiones, exhortaciones, revisiones del modo de actuar y diálogos que ayuden a las personas a desarrollar esos principios interiores estables que mueven a obrar espontáneamente el bien” (nº 267).

Valor de la sanación como estímulo (nº 268-270).

  • La corrección es un estímulo cuando también se valoran y se reconocen los esfuerzos y cuando el hijo descubre que sus padres mantienen viva una paciente confianza (…) Pero uno de los testimonios que los hijos necesitan de los padres es que no se dejen llevar por la ira” (nº 269).
  • Dos extremos nocivos (nº 270):
    • “Pretender construir un mundo a medida de los deseos del hijo, que crece sintiéndose sujeto de derechos pero no de responsabilidades”, o
    • “Llevarlo a vivir sin conciencia de su dignidad, de su identidad única y de sus derechos, torturado por los deberes”.

Paciente realismo (nº 271-273).

  • Proponer “pequeños pasos que puedan ser comprendidos, aceptados y valorados, e impliquen una renuncia proporcionada” (nº 271).
  • Practicar la analogía: “Hay que ayudar a los adolescentes a practicar la analogía: los valores están realizados especialmente en algunas personas muy ejemplares, pero también se realizan imperfectamente en diversos grados” (nº 272).

La vida familiar como contexto educativo (nº 247-279).

  • Saber esperar: “Cuando los niños o los adolescentes no son educados para aceptar que algunas cosas deben esperar, se convierten en atropelladores, que someten todo a la satisfacción de sus necesidades inmediatas y crecen con el vicio del quiero y no tengo (…). Así, cuando el niño experimenta que puede hacerse cargo de sí mismo, se enriquece su autoestima” (nº 275).
  • Socialización: “La familia es el ámbito de la socialización primaria, porque es el primer lugar donde se aprende a colocarse frente al otro, a escuchar, a compartir, a soportar, a respetar, a ayudar, a convivir (…) Es un educación para saber habitar, más allá de los límites de la propia casa” (nº 276).
  • Sensibilidad ecológica: “En el hogar se pueden replantear los hábitos de consumo para cuidar de la casa común: La familia es sujeto protagonista de una ecología integral” (nº 277).
  • Acoger el sufrimiento: “Los momentos difíciles y duros dela vida familiar pueden ser muy educativos. Es lo que sucede, por ejemplo, cuando llega una enfermedad” (nº 277).
  • Autismo tecnológico: “El encuentro educativo entre padres e hijos puede ser facilitado o perjudicado por las tecnologías de la comunicación y la distracción, cada vez más sofisticadas (…) El autismo tecnológico los expone mas fácilmente a los manejos de quienes buscan entrar en su intimidad con intereses egoístas” (nº 278).
  • Catequesis:Las comunidades cristianas están llamadas a ofrecer su apoyo a la misión educativa de las familias, de manera particular a través de la catequesis de iniciación (nº 279).
  • Escuela católica: “Las escuelas católicas deberían ser alentadas en su misión de ayudar a los alumnos a crecer como adultos maduros que pueden ver el mundo a través de la mirada de amor de Jesús y comprender la vida como una llamada a servir a Dios” (nº 279).

Sí a la educación sexual (nº 280-290).

  • Consiste en “enseñarles una camino en torno a las diversas expresiones del amor, al cuidado mutuo, a la ternura respetuosa, a la comunicación rica de sentido. Porque todo eso prepara para un don de sí íntegro y generoso que se expresará, luego de un compromiso público, en la entrega de los cuerpos” (nº 283).
  • El lenguaje del cuerpo “requiere el paciente aprendizaje que permite interpretar y educar lo propios deseos para entregarse de verdad. Cuando se pretende entregar todo de golpe es posible que no se entregue nada. Una cosa es comprender las fragilidades de la edad o sus confusiones, y otra es alentar a los adolescentes a prolongar la inmadurez de su forma de amar” (nº 284).

Transmitir la fe (nº 287-290).

  • El hogar “debe seguir siendo el lugar donde se enseñe a percibir las razones y la hermosura de la fe, a rezar y a servir al prójimo (…) La fe es un don de Dios (…) pero los padres son instrumentos para su maduración y desarrollo” (nº 287).
  • Los padres han de ser valorados “como sujetos activos de la catequesis. Es de gran ayuda la catequesis familiar, como método eficaz para formar jóvenes padres de familia y hacer que tomen conciencia de su misión de evangelizadores de su propia familia” (nº 287).
  • Los niños “necesitan símbolos, gestos, narraciones. Los adolescentes suelen entrar en crisis con la autoridad y con las nomas, por lo cual conviene estimular sus propias experiencias de fe y ofrecerles testimonios luminosos que se interpongan por su sola belleza” (nº 288).
  • Los momentos de oración en familia “y las expresiones de piedad popular pueden tener mayor fuerza evangelizadora que todas las catequesis y todos los discursos” (nº 288).
  • Familia y kerigma: “La familia se convierte en sujeto de acción pastoral mediante el anuncio explícito del Evangelio y el legado de múltiples formas de testimonio (….) practicando las obras de misericordia corporal y espiritual” (nº 290).

CAPÍTULO OCTAVO: ACOMPAÑAR, DISCERNIR E INTEGRAR LA FRAGILIDAD (nº 293-312)

  • Faro de luz: “La Iglesia debe acompañar con atención y cuidado a sus hijos más frágiles, marcados por el amor herido y extraviado, dándoles de nuevo confianza y esperanza, como la luz del faro de un puerto o de una antorcha llevada en medio de la gente para iluminar a quienes han perdido el rumbo o se encuentran en medio de la tempestad” (nº 291).

Gradualidad pastoral (nº 293-295).

  • Criterio: “San Juan Pablo II proponía la llamada ley de la gradualidad con la conciencia de que el ser humano conoce, ama y realiza el bien moral según diversas etapas de crecimiento (…) Cada ser humano avanza gradualmente con la progresiva integración de los dones de Dios y de las exigencias de su amor definitivo y absoluto en toda la vida personal y social (nº 295).
  • Aplicación: la “gradualidad pastoral” puede aplicarse a diversas uniones (matrimonio civil o simple convivencia) que no sean las del matrimonio sacramental preferido por diversas razones: mentalidad contraria a las instituciones, espera de mayor seguridad, condiciones sociales, etc… (nº 294). Incluidas las situaciones llamadas “irregulares”.

Discernimiento de las situaciones llamadas “irregulares” (nº 296-300).

  • Marco, la misericordia: “Dos lógicas recorren toda la historia de la Iglesia: marginar y reintegrar (…) El camino de la Iglesia, desde el Concilio de Jerusalén en adelante, es siempre el camino de Jesús, el de la misericordia y de la integración (…) El camino de la Iglesia es el de no condenar a nadie para siempre y difundir la misericordia de Dios a todas las personas que la piden de corazón sincero (…) Porque la caridad verdadera siempre es inmerecida, incondicional y gratuita. Entonces hay que evitar los juicios que no toman en cuenta la complejidad de las diversas situaciones, y hay que estar atentos al modo en que las personas viven y sufren a causa de su condición” (nº 296).
  • Objetivo, la mayor integración posible: “Se trata de integrar a todos (…) Nadie puede ser condenado para siempre, porque esa no es la lógica del Evangelio. No me refiero solo a los divorciados en nueva unión sino a todos, en cualquier situación en que se encuentren” (nº 297).
  • Discernimiento en las situaciones particulares: “que no han de ser catalogadas o encerradas en afirmaciones demasiado rígidas sin dejar lugar a un adecuado discernimiento personal y pastoral (…) La Iglesia reconoce situaciones como cuando el hombre y la mujer, por motivos serios –como por ejemplo la educación de sus hijos- no pueden cumplir la obligación de la separación” (nº 298). La NOTA de este texto añade: “En estas situaciones, muchos, conociendo y aceptando la posibilidad de convivir como hermanos que la Iglesia les ofrece, destacan que si faltan algunas expresiones de intimidad puede poner en peligro no raras veces el bien de la fidelidad y el bien de la prole”.
  • Consecuencias: No “las de una nueva normativa general de tipo canónica, aplicable a todos los casos”, pero si “un nuevo aliento a un responsable discernimiento personal y pastoral de los casos particulares, que debería reconocer que, puesto que el grado de responsabilidad no es igual en todos los casos, las consecuencias o efectos de una norma no necesariamente deben ser siempre las mismas” (nº 300). La NOTA de este texto añade: “Tampoco en lo referente a la disciplina sacramental, puesto que el discernimiento puede reconocer que en una situación particular no hay culpa grave”.
  • Medio, conversación con el sacerdote: “Se trata de un itinerario de acompañamiento y de discernimiento que orienta a estos fieles a la toma de conciencia de su situación ante Dios. La conversación con el sacerdote, en el fuero interno, contribuye a la formación de un juicio correcto sobre aquello que obstaculiza la posibilidad de una participación más plena en la vida de la iglesia sobre los pasos que pueden favorecerla y hacerla crecer” (nº 300).

Circunstancias atenuantes en el discernimiento pastoral (nº 301-312).

  • Fundamento (de todo lo anterior): “La Iglesia posee una sólida reflexión acerca de los condicionamientos y circunstancias atenuantes. Por eso, ya no es posible decir que todos se encuentran en alguna situación así llamada irregular viven en una situación de pecado moral, privados de la gracia santificante. Los límites no tienen que ver solamente con un eventual desconocimiento de la norma. Un sujeto, aun conociendo bien la norma, puede tener una gran dificultad para comprender los valores inherentes a la norma o puede estar en condiciones concretas que no el permiten obrar de manera diferente y tomar otras decisiones sin una nueva culpa” (nº 301).
  • Mayor valor a la conciencia personal: “La conciencia de las personas debe ser mejor incorporada en la praxis de la Iglesia en algunas situaciones que no realizan objetivamente nuestra concepción del matrimonio”. Esa conciencia puede “descubrir con cierta seguridad moral que esa es la entrega que Dios mismo está reclamando en medio de la complejidad concreta de los límites, aunque todavía no sea plenamente el ideal objetivo” (nº 303).

Normas y discernimiento (nº 304-306).

  • Como dice Santo Tomás de Aquino, “cuanto más se desciende a lo particular, tanto más aumenta la indeterminación” (nº 304).
  • Objetividad y subjetividad: “A causa de los condicionamientos o factores atenuantes, es posible que, en medio de una situación objetiva de pecado –que no sea subjetivamente culpable o que no de sea de modo pleno- se pueda vivir en gracia de Dios, se pueda amar, y también se pueda crecer en la vida de la gracia y la caridad, recibiendo para ello la ayuda de la Iglesia” (nº 305). La NOTA de este texto añade: “En ciertos caos, podría ser también la ayuda de los sacramentos”.

La lógica de la misericordia pastoral (nº 307-312).

  • La Iglesia es una madre “que , al mismo tiempo que expresa claramente su enseñanza objetiva, no renuncia al bien posible, aunque corra el riesgo de mancharse con el barro del camino. Los pastores, que proponen a los fieles el ideal pleno del Evangelio y la doctrina de la Iglesia, deben ayudarles a asumir la lógica de la compasión con los frágiles y a evitar persecuciones o juicios demasiado duros o impacientes” (nº 308).
  • La Iglesia no es una aduana: “A veces nos comportamos como controladores de la gracia y no como facilitadores. Pero la Iglesia no es una aduana, es la casa paterna donde hay lugar para con uno con su vida a cuestas” (nº 310).
  • Contexto de amor misericordioso: “Esto nos otorga un marco y un clima que nos impide desarrollar una fría moral de escritorio al hablar sobre los temas más delicados, y nos sitúa más bien en el contexto de un discernimiento pastoral cargado de amor misericordioso, que siempre se inclina a comprender, a perdonar, a acompañar, a esperar, y sobre todo a integrar” (nº 312).
  • Invitación conclusiva: “Invito a los pastores a escuchar con afecto y serenidad, con el deseo sincero de entrar en el corazón del drama de las personas y de comprender su punto de vista, para ayudarles a vivir mejor y a reconocer su propio lugar en la Iglesia” (nº 312).

CAPÍTULO NOVENO: ESPIRITUALIDAD MATRIMONIAL Y FAMILIAR (nº 314-316).

  • Espiritualidad laical: Dice el Concilio Vaticano II “que la espiritualidad de los laicos debe asumir características peculiares por razón del estado de matrimonio y familia” (nº 313).

Espiritualidad de la comunión sobrenatural (nº 314-316).

  • Presencia de Dios: “La Trinidad esta presente en el templo de la comunión matrimonial (…). La presencia del Señor habita en la familia real y concreta, con todos sus sufrimientos, luchas, alegrías e intentos cotidianos (…) La espiritualidad matrimonial es una espiritualidad del vínculo habitado por el amor divino” (nº 315).
  • Camino místico: “La comunión familiar es un verdadero camino de santificación en la vida ordinaria y de crecimiento místico (…) Quienes tienen hondos deseos espirituales no deben sentir que la familia los aleja del crecimiento en la vida del Espíritu, sino que es un camino que el Señor utiliza para llevarles a las cumbres de la unión mística” (nº 316).

Juntos en oración a la luz de la Pascua (nº 317-318).

  • Con Jesús abandonado y resucitado: “En los días amargos de la familia hay una unión con Jesús abandonado que puede evitar una ruptura (…) Por otra parte, los momentos de gozo, el descanso o la fiesta, y aun la sexualidad, se experimentan como una participación en l vida plena de su Resurrección” (nº 317).
  • Orando y celebrando juntos: “La oración en familia es un medio privilegiado para expresar y fortalecer esta de pascual. Se pueden encontrar unos minutos cada día para estar unidos ante el Señor vivo, decirle las cosas que preocupan, rogar por las necesidades familiares, orar por alguno que esté pasando un momento difícil, pedirle ayuda para amar, darle gracias por la vida y por las cosas buenas, pedirle a la Virgen que proteja con su manto de madre (…) El camino comunitario de oración alcanza su culminación participando juntos de la Eucaristía, especialmente en medio del reposo dominical” (nº 318).

Espiritualidad del amor exclusivo y libre (nº 319-320).

  • Elección diaria: “Quien no se decide a querer para siempre, es difícil que pueda amar de veras un solo día (…) Cada mañana, al levantarse, se vuelve a tomar ante Dios esta decisión de fidelidad, pase lo que pase a lo largo de la jornada. Y cada uno, cuando va a dormir, espera levantarse para continuar esta aventura, confiando en la ayuda del Señor” (nº 319).
  • Sana desilusión: “Es preciso que el camino espiritual de cada uno –como bien decía Dietrich Bonhoeffer– le ayude a desilusionarse del otro, a dejar de esperar de esa persona lo que sólo es propio del amor de Dios” (nº 320).

Espiritualidad del cuidado, del consuelo y del estímulo (nº 321-325).

  • Hospital más cercano: “La familia ha sido siempre el hospital más cercano. Curémonos, contengámonos y estimulémonos unos a otros, y vivámoslo como pate de nuestra espiritualidad familiar” (nº 321)
  • Ser parte del sueño de Dios: “Querer formar una familia es animarse a ser parte del sueño de Dios, es animarse a soñar con él, es animarse con construir con él, es animarse a jugarse con él esta historia de construir un mundo donde nadie se sienta sólo” (nº 321).
  • Culto a Dios en el hermano: “Amar a un ser es esperar de él algo indefinible e imprevisible; y es, al mismo tiempo, proporcionarle de alguna manera el medio de responder a esta espera. Esto es un culto a Dios, porque es él quien sembró muchas cosas buenas en los demás esperando que las hagamos crecer” (nº 322).
  • Hospitalidad: “Cuando la familia acoge y sale hacia los demás, especialmente hacia los pobres y abandonados, es símbolo, testimonio y participación de la maternidad de la iglesia (…) La familia vive su espiritualidad propia siendo al mismo tiempo una iglesia doméstica y una célula vital para transformar el mundo” (nº 324).
  • Conclusión: “Caminemos familias, sigamos caminando. Lo que se nos promete es siempre más. No desesperemos por nuestros límites, pero tampoco renunciemos a buscar la plenitud del amor y de comunión que se nos ha prometido” (nº 325).

Oración a la Sagrada Familia.

Jesús, María y José

en vosotros contemplamos

el esplendor del verdadero amor,

a vosotros, confiados, nos dirigimos.

 

Santa Familia de Nazaret,

haz también de nuestras familias

lugar de comunión y cenáculo de oración,

auténticas escuelas del Evangelio

y pequeñas iglesias domésticas.

 

Santa Familia de Nazaret,

que nunca más hay en las familias episodios

de violencia, de cerrazón y división;

que quien haya sido herido o escandalizado

sea pronto consolado y curado.

 

Santa Familia de Nazaret,

haz tomar conciencia a todos

del carácter sagrado e inviolable de la familia,

de su belleza en el proyecto de Dios.

 

Jesús, María y José,

escuchad, acoged nuestra súplica.

 

Sobre el autor

Manuel María BruVer todas las entradas de Manuel María Bru

0 Comentarios

Añadir comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*