Delegación Episcopal de Catequesis.
Arzobispado de Madrid
C/. Bailén 8. 28013 - Madrid. ddcat@archimadrid.es
Telf: 91 454 64 45 | Fax: 91 454 64 31

Inmaculada, inmaculados

Por Manuel María Bru el 5 diciembre, 2017 en La voz del delegado
0
0

La Palabra de Dios nos muestra en esta fiesta la realidad del pecado, posible por el misterio de la libertad, borrable por el misterio de la libertad.

  • “La serpiente me engañó y comí”: es la respuesta de Eva a su Hacedor. Desde el primero de los pecados no ha cambiado nada: el maligno (la serpiente), la mentira (me engañó), y la fragilidad (y comí).
  • Pero la Historia de la Salvación no termina aquí, en el pecado del hombre, sino en la victoria del bien sobre el mal, por la misericordia y la fidelidad de Dios con su pueblo, como hemos cantado con el salmo 97.
  • Además, como nos dice San Pablo en su himno cristológico de la Carta a los Efesios: “Él nos eligió en la persona de Cristo, antes de creación el mundo, para que fuésemos santos e irreprochables ante él por el amor”.
  • Frente al pecado de Adán y Eva, esta la obediencia a Dios de su Hijo eterno y de María, a la que contemplamos en el Evangelio diciendo: “Aquí está la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra”

En la fiesta que hoy celebramos, ponderamos una de las tres prerrogativas únicas que el Padre dio a María para su plan de Salvación:

  • si al final de su vida terrena fue “Asunta al cielo” sin conocer la corrupción,
  • fue por haber sido “Madre de Dios”.
  • Pero para ello también, fue Inmaculada en su concepción.

Es decir, si siendo libre nunca conoció el pecado personal, tampoco conoció nunca, a diferencia de todos nosotros, el pecado original.

  • Cuando nuestros primeros padres optaron por primera vez en la historia dar la espalda a Dios, abrieron el corazón del hombre al pecado
  • Con nuestro bautismo fuimos liberados del pecado original, pero siempre que damos la espalda a Dios resuena en nosotros la herida de ese primer pecado. Pero también es verdad que siempre que volvemos a Dios, Él borra en nosotros toda mancha de pecado.

Por eso, aunque entre María, inmaculada en su concepción, y el resto de los hombres, hay una diferencia abismal, ésta se reduce enormemente cuando se contempla la vida de los Santos.

  • Para Chesterton, el gran escritor católico inglés, los santos se diferencian del resto de los mortales en tres cosas:
  • En el deseo constante que los santos tienen de serlo, es decir, de hacer la voluntad de Dios en su vida.
  • En la conciencia viva de las propias deficiencias aceptadas y combatidas.
  • Y en una confianza audaz y sin límites en Dios Padre misericordioso.

Va adelante el proceso de canonización de un santo joven sacerdote madrileño que tuve la gracia de conocer personalmente: Eduardo Laforet.

  • Ambos llegamos a Burgos a estudiar teología en septiembre de 1981. Éramos muy jóvenes. Él pertenecía a los Cruzados de Santa María, fundados por el Padre Morales. El 13 de mayo de ese mismo año San Juan Pablo II había fue víctima de un disparo en la Plaza de San Pedro. Eduardo ese día, al ir a comulgar en la misa, sintió dentro de si que debía ofrecer su vida por la del Papa.
  • En el momento de comulgar se ofreció a Jesús por el Papa, y al llegar al banco para dar gracias, sintió que el Señor había acogido su petición. Yo supe de esta historia cuando a Eduardo se le diagnóstico, estando en Burgos, una leucemia. En 1984, el año en el que recibió la ordenación sacerdotal, Eduardo entregó su vida a Dios.
  • Le recuerdo como un joven con una alegría desbordante, muy amante de la Virgen María muy celoso por la evangelización de los jóvenes.
  • Recuerdo que una vez le consulté los apuntes de unas charlas que daríamos algunos jóvenes precisamente en una vigilia de la Inmaculada. No recuerdo lo que me dijo, pero si que salí contento de la oportunidad de hablar de ello con él. Y recuerdo que pensé que aunque era otro estudiante como yo, en él resplandecía una sabiduría especial, y un trato exquisito.

Inmaculada en su concepción sólo María. Pero inmaculados por la gracia de Dios acogida con heroicidad, hay muchísimos hermanos nuestros. Yo ya he conocido muchos a lo largo de mi vida, como Eduardo. Me da escalofríos cada vez que pienso que he estado con santos en vida, y que qué poco he aprendido de ellos. Pero me consuela pensar que todos los días me echan una mano desde el cielo.

Sobre el autor

Manuel María BruVer todas las entradas de Manuel María Bru

0 Comentarios

Añadir comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*