Delegación Episcopal de Catequesis.
Arzobispado de Madrid
C/. Bailén 8. 28013 - Madrid. ddcat@archimadrid.es
Telf: 91 454 64 45 | Fax: 91 454 64 31

Catequesis sobre las virtudes

Por Manuel María Bru el 7 Noviembre, 2016 en Recursos
0
0

Presentamos a nuestros catequistas este recurso catequético de gran valor, complementario al itinerario catequético principal, sobre las Virtudes, publicado por la Editorial Ciudad Nueva y escrito por el arzobispo de Pamplona monseñor Francisco Pérez González. En el prólogo del cuaderno para los catecumenos nos presenta las claves de esta propuesta:

  • “Vosotros sois la sal de la tierra y la luz del mundo” (Mt 5, 13), y la luz da resplandor y destellos de una luminosidad que produce la ALEGRÍA.
  • Cuando estamos unidos en el nombre de Cristo, que ha prometido permanecer siempre en nosotros y entre nosotros, somos luz. Cuando somos conscientes de las necesidades de los demás y ayudamos con valentía y amor, somos luz. Cuando perdonamos a los que nos ofenden, somos luz… Y cuando vivimos las VIRTUDES, somos luz.
  • San Pablo hablaba de que, dentro de nosotros, tenemos una inclinación que nos impulsa hacia el mal. Quien fomenta esta inclinación, dice san Pablo, es el “hombre viejo”. Pero éste puede ser totalmente destruido por el “HOMBRE NUEVO”, que es Cristo Resucitado en nosotros. Como cristianos, tenemos la misión de desenmascarar al “hombre viejo” en sí mismo y dondequiera que se encuentre, cualquiera que sea el aspecto que él adopte. Los principales aspectos que el “hombre viejo” adquiere son la soberbia, la avaricia, la lujuria, la gula, la ira, la envidia y la pereza. Son los siete pecados capitales. Debemos estar atentos y atacarlos para poder así vencerlos.
  • Durante nuestra vida procuraremos descubrir su presencia y su influencia y aprenderemos a destruirlos. Si queremos ser libres y vivir felices, hemos de vencer a los vicios, que como lapas se nos pueden pegar. Quien mejor vivió la presencia de Jesús Resucitado, el “HOMBRE NUEVO”, fue María.
  • El Concilio Vaticano II la pone como modelo de la Iglesia y maestra del cristiano. Si alguna lección de vida cristiana queremos recibir, María es la que mejor nos puede enseñar a vivir el hoy de nuestra fe. Las virtudes son actitudes que tuvo ella. Éstas son: la humildad, la generosidad, la pureza, la templanza, la paciencia, la benevolencia y la laboriosidad.
  • En edstas catequesis se puede profundizar en cada vicio que hace presente al hombre viejo, cómo se manifiesta, qué formas tiene y cómo se vence. Y también presentaremos la virtud correspondiente del hombre nuevo, valores que no se marchitan.
  • La formación en la fe de nuestros niños y adolescentes, en el marco de su iniciación cristiana, encontrará en estos cuadernos una propuesta atractiva que puede ser trabajada de diversas maneras y en diversos momentos.
  • Quizás el momento más adecuado sea tras la celebración de la primera comunión, tiempo en el que en las parroquias y grupos buscan profundizar con los niños en la fe recibida y, sobre todo, contar con propuestas que ayuden a los niños a vivir como cristianos.
  • Y qué mejor que las virtudes para este aprender a “vivir la fe”, como señala el título de la colección. Tanto en el camino de preparación al sacramento de la confirmación, como en un tiempo de catequesis en la pre-­adolescencia, los cuadernos pueden adaptarse con facilidad. Pueden ser trabajados cuando el catequista o el profesor de religión lo vean más adecuado.
  • Bien en siete sesiones, si desarrolla cada virtud en una sesión, aunque estas pueden ser profundizadas en otras sesiones complementarias que alarguen las sesiones.
  • Otra forma de ser trabajadas sería en los tiempo de Adviento y Cuaresma, momentos propicios para catequesis de estos temas, catequesis sobre el obrar cristiano y el camino de la fe.
  • También, y de manera más original, pueden adecuarse perfectamente a días de convivencias, en los que se profundiza en valores y virtudes para la vida, o incluso en campamentos de verano, ya que el tema resulta suficientemente atractivo para varios días.
  • Nuestra comunidad de creyentes se mostrará atrayente si se va modelando al gusto y deseo de Jesús. Para ello, María debe ser nuestro modelo, y este curso nos guiará haciéndonos gustar la belleza de la vida evangélica, viviendo las “virtudes que no se marchitan”.

Se puede acceder a más información sobre este recurso en:

http://www.ciudadnueva.com/libro/19769/las-virtudes-valores-que-no-se-marchitan-cuaderno-del-catequista

 

Sobre el autor

Manuel María BruVer todas las entradas de Manuel María Bru

0 Comentarios

Añadir comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*