Delegación Episcopal de Catequesis.
Arzobispado de Madrid
C/. Bailén 8. 28013 - Madrid. ddcat@archimadrid.es
Telf: 91 454 64 45 | Fax: 91 454 64 31

Adviento sin paños calientes

Por Manuel María Bru el 26 noviembre, 2016 en La voz del delegado
0
0

Comenzamos el Adviento sin paños calientes:

  • 1º/ porque el Adviento no requiere preparación: el Adviento es preparación:
    • Preparación para revivir la primera venida del Hijo de Dios en carne: la Navidad;
    • Y preparación para esperar la segunda y definitiva venida del Hijo de Dios, el día de la Parusía.
  • 2º/ porque la Palabra de Dios que nos toca este año, va directamente al objetivo espiritual del Adviento: la llamada a llevar una vida vigilante.
  • El profeta Isaías nos describe, poéticamente, el motivo de nuestra vigilancia: estamos a la espera del día grande de nuestra salvación.
    • Cuando llegue ese día, nos ha dicho, vendrá el Señor como “arbitro de las naciones” y “juez de pueblos numerosos”.
    • Y con Él vendrá la verdadera paz, en la que “las espadas forjarán arados, y las lanzas podaderas”; y en el que “no alzará la espada pueblo contra pueblo”.
  • La Nueva Jerusalén, a la que cantamos en el Salmo 121, a la que nos dirigimos por el camino de la fe, es esa que adelantamos cuando en la celebración nos decimos, como en el salmo: “la paz contigo”.
  • San Pablo en su Carta a los Romanos nos hace la invitación a la vigilancia más hermosa que nadie haya hecho: “la noche esta avanzada, el día se echa encima: dejemos las actividades de las tinieblas y pertrechémonos con las armas de la luz. Conduzcámonos como en pleno día, con dignidad”. La dignidad del hombre es un don, pero también una conquista. La conquista quién no deja que la vida pase por él, sino que es él quien pasa por la vida.
  • Jesús, tal y como nos cuenta el Evangelio de San Mateo, nos confirma que “nadie sabe ni el día ni la hora”. Pero precisamente por eso, debemos ser vigilantes: “estad también vosotros vigilantes, porque a la hora que menos penséis viene el Hijo del Hombre”.

¿Cómo vivir entonces esta vigilancia?

  • El Papa Francisco, aún siendo Cardenal Bergoglio, explica en su libro “Mente abierta, corazón creyente”, que hay dos tipos de vigilancia:
    • La vigilancia activa: “Se nos pide hacer unas cosas, y no hacer otras. De esta vigilancia activa nace la fidelidad”. La infidelidad a Dios, nos explica, nace en “el corazón que está apegado a su propio juicio, a su propio espacio interior, a su propio negocio”. Podemos decir que no vigila el que no es libre, el que vive atado a su propio yo. Nadie se vigila a si mismo.
    • La vigilancia expectante: Es el paso siguiente. Es la vigilancia de los varones justos y de las mujeres piadosas del Antiguo Testamento. Vigilamos sólo cuando esperamos, cuando sabemos que lo más grande que nos puede suceder en la vida viene de fuera, no lo fabrico yo mismo.
  • Decimos también que es vigilante quien vive el momento presente:
    • No como proponen los paganos (el Carpe Die), despreocupados de todo para satisfacer nuestros deseos hoy, porque el futuro sería cuestión sólo de buena o de mala suerte.
    • Sino como nos lo propone la fe (el Kairos: el momento de Dios): en el afán de la actual cultura dominante por de la autosuficiencia, volvemos al pecado de Adán: “ser como Dios”. Y le queremos arrebatar el tiempo, que es suyo, queriendo volver al pasado (con el resentimiento, o el remordimiento), o adelantar el futuro.
    • Pero el pasado y el futuro son sólo de Dios. También el presente, pero esté lo comparte con nosotros. Por eso, como dice una mística contemporánea, Chiara Lubich: “el pasado está en la misericordia de Dios, y el futuro en su providencia. Pero Él nos regala el presente: el único instante que tenemos para amar”.

Quien vigilia no tiene miedo a la muerte. No le preocupa no haber podido vislumbrar en vida que hay después de la muerte, sino perderse lo que hay antes, no vivir la vida intensamente. Los misioneros no suelen “sortear” su situación cuando llegan las guerras o las catástrofes. Prefieren vivir -y morir- con aquellos a los que Dios les ha enviado. Tanto viven la primera venida de Cristo, que la segunda la esperan, en paz, todos los días.

Señor: haznos centinelas de la esperanza en el mañana, pero bien arraigados en el bien presente que nos regalas.

(ESQUEMA HOMILÍA DEL DOMINGO I DE ADVIENTO – CICLO A)

Sobre el autor

Manuel María BruVer todas las entradas de Manuel María Bru

0 Comentarios

Añadir comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*