Delegación Episcopal de Catequesis.
Arzobispado de Madrid
C/. Bailén 8. 28013 - Madrid. ddcat@archimadrid.es
Telf: 91 454 64 45 | Fax: 91 454 64 31

A unos días del Encuentro Diocesano y Misa en Envío de Catequistas

Por Manuel María Bru el 19 octubre, 2017 en Noticias
1
4

Encuentro Diocesano de Catequistas

El proceso de conversión en la iniciación cristiana

Sábado 28 de octubre 2017  (de 10,00 horas a 13,30 horas) 

  • Oración y presentación del Encuentro por parte del Delegado de catequesis.
  • Breve vídeo: Curso Anual de Catequesis 2016-2017 (lo enlazamos unas líneas más abajo)
  • Ponencia de Juan Carlos Carvajal, de la Universidad Eclesiástica San Dámaso (enlazamos el PDF con el artículo que repartiremos en el Encuentro):

Proceso espiritual de conversión (Artículo) copia 2

  • Diálogo de los catequistas con el Señor Cardenal, el Delegado y el ponente.
  • Celebración Eucarística de envío presidida por el Cardenal Carlos Osoro, Arzobispo de Madrid.

Salón de Actos y capilla del Seminario Conciliar de Madrid (Calle San Buenaventura, 9)

VIDEO RESUMEN DEL CURSO ANUAL DE CATEQUESIS 2016-2017 que pondremos en el Encuentro:

 

Celebración diocesana de envío de catequistas

presidida por el Cardenal Carlos Osoro, arzobispo de Madrid

Sábado 28 de octubre 2017  (12,30 horas) Capilla Seminario Conciliar de Madrid

Fiesta de San Simón y San Judas, apóstoles

GUÍA DE LA CELEBRACIÓN:

RITOS INICIALES

 

Canto de entrada (Equipo El Pilar de Equipos de Nuestra Señora):

 

¿Cómo podré agradecer tanta bendición?

¿Cómo responder a tu amor?

Levantando mis manos, Señor.

Declarando que tú eres Dios

y dejándome llevar por el soplo de tu amor.

Y alabándote, y alabándote

y alabándote Señor, mi Dios. (2)

Quiero adorarte, Señor, desde el corazón

y descalzarme ante ti, Santo Dios.

Tu perfume me inunda, Señor.

Tu presencia está dentro de mí

y tu gracia se derrama por todo este lugar.

Y alabándote…

 

SALUDO LITÚRGICO DEL OBISPO:

 

Sr. Arzobispo: + En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

Todos: Amén.

 

Sr. Arzobispo: La gracia de nuestro Señor Jesucristo, el amor del Padre y la comunión del Espíritu Santo estén con todos vosotros.

 

MONICIÓN (Delegado Episcopal de Catequesis):

 

Estimado Arzobispo:

 

Comenzaba el Papa Francisco su mensaje para el Simposio Internacional de Catequética en Buenos Aires el 5 de julio pasado diciendo: San Francisco de Asís, cuando uno de sus seguidores le insistía para que le enseñara a predicar, le respondió de esta manera: Hermano, [cuando visitamos a los enfermos, ayudamos a los niños y damos comida a los pobres] ya estamos predicando. En esta bella lección se encuentra encerrada la vocación y la tarea del catequista”.

 

Los catequistas de Madrid sabemos que, como dice el Directorio General de Catequesis, antes de nuestro servicio catequético, de nuestro “hacer” o dar catequesis, “somos” catequistas. Y este ser nos pone ante el desafío que el Papa nos pone con el ejemplo del Santo de Asís. Queremos ser, como decía el beato Pablo VI, antes testigos que maestros.

 

No queremos, como nos enseña el Papa Francisco, partir de nuestras ideas y nuestros gustos, sino dejarnos mirar por Cristo, “por esa mirada que hace arder el corazón. Cuanto más toma Jesús el centro de nuestra vida, tanto más nos hace salir de nosotros mismos, nos descentra y nos hace ser próximos a los otros”.

 

Y queremos ser catequistas de comunión, ser Iglesia, y vivir y hacer todo por y para la Iglesia. En inquebrantable unidad con usted, nuestro obispo, con nuestros vicarios episcopales, queremos ponernos al servicio de la renovación pastoral que se está fraguando a través del Plan Diocesano de Pastoral, y con su espíritu de vivir la comunión y la misión de la Iglesia en Madrid “con todos, entre todos, y para todos”.

 

Atentos a sus indicaciones y orientaciones, le pedimos en esta eucaristía en la que unidos a toda la Iglesia celebramos a los santos apóstoles Simón y Judas, que nos envíe a la misión catequética, porque no somos catequistas sin ser enviados por el sucesor de los Apóstoles que la providencia divina nos ha dado hoy para enseñarnos, guiarnos, alentarnos y presidirnos en la fe, la esperanza y la caridad.

 

 

ACTO PENITENCIAL

 

Sr. Arzobispo: Comencemos esta celebración eucarística pidiendo perdón al Señor por todos los pecados de acción o de omisión que debilitan la misión evangelizadora de la Iglesia:

  • Tú que esperas que nos convirtamos, Señor, ten piedad.
  • Tú que nos das tu perdón y tu fuerza, Cristo, ten piedad.
  • Tú que nos conduces a la felicidad verdadera, Señor, ten piedad.

 

GLORIA rezado

 

ORACIÓN COLECTA

 

Sr. Arzobispo:

 

Oh Dios,

que nos concediste llegar al conocimiento de tu nombre por medio de los santos apóstoles,

te rogamos que, por intercesión de San Simón y San Judas,

la Iglesia siga creciendo siempre

pro el incremento de los pueblos que crean en ti.

Por nuestro Señor Jesucristo…

 

LITURGIA DE LA PALABRA

 

PRIMERA LECTURA (Álvaro de la Torre, catequista):

 

Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Efesios (2,19-22):

Ya no sois extranjeros ni forasteros, sino que sois ciudadanos de los santos y miembros de la familia de Dios. Estáis edificados sobre el cimiento de los apóstoles y profetas, y el mismo Cristo Jesús es la piedra angular. Por él todo el edificio queda ensamblado, y se va levantando hasta formar un templo consagrado al Señor. Por él también vosotros os vais integrando en la construcción, para ser morada de Dios, por el Espíritu.

Palabra de Dios

 

SALMO (Jesús Iglesias Ordoñez, catequista de Pastoral Gitana):

 

Salmo 18,2-3.4-5

R/. A toda la tierra alcanza su pregón

El cielo proclama la gloria de Dios,
el firmamento pregona la obra de sus manos:
el día al día le pasa el mensaje,
la noche a la noche se lo susurra. R/.

Sin que hablen, sin que pronuncien,
sin que resuene su voz,
a toda la tierra alcanza su pregón
y hasta los límites del orbe su lenguaje. R/.

 

Canto del ALELUYA

 

Aleluya cantará, quién perdió la esperanza,

Y la tierra sonreirá. Aleluya

 

EVANGELIO (Diácono: Gerardo Dueñas):

 

Lectura del santo evangelio según san Lucas (6,12-19):

En aquel tiempo, subió Jesús a la montaña a orar, y pasó la noche orando a Dios. Cuando se hizo de día, llamó a sus discípulos, escogió a doce de ellos y los nombró apóstoles: Simón, al que puso de nombre Pedro, y Andrés, su hermano, Santiago, Juan, Felipe, Bartolomé, Mateo, Tomás, Santiago Alfeo, Simón, apodado el Celotes, Judas el de Santiago y Judas Iscariote, que fue el traidor. Bajó del monte con ellos y se paró en un llano, con un grupo grande de discípulos y de pueblo, procedente de toda Judea, de Jerusalén y de la costa de Tiro y de Sidón. Venían a oírlo y a que los curara de sus enfermedades; los atormentados por espíritus inmundos quedaban curados, y la gente trataba de tocarlo, porque salía de él una fuerza que los curaba a todos.

 

Palabra del Señor

 

HOMILÍA DEL CARDENAL ARZOBISPO

 

RITO DE ENVÍO

 

1.- Monición (Teresa Muñoz, coordinadora de catequesis de la Vicaría IV):

 

Vamos a proceder ahora al rito del envío de los catequistas que este año llevarán a cabo su labor en la Iglesia que peregrina en Madrid. Diez catequistas de Madrid, que representan a los ocho vicarías y a los equipos de catequesis de la Pastoral Gitana y de la Mesa de la Discapacidad. El rito consta de tres partes:

 

  • La confesión de fe de los catequistas que manifiestan su compromiso y disponibilidad;
  • La bendición del Arzobispo sobre vosotros para que el Señor les ayude con su fuerza y los mantenga siempre fieles;
  • El beso del libro del Evangelio que habréis de enseñar y testimoniar.

 

2.- Profesión de fe y compromiso (Los catequistas representantes encienden las velas):

 

Sr. Arzobispo: Antes de recibir la misión, es necesario que profeséis públicamente vuestra fe; que expreséis ante la Iglesia reunida vuestra disponibilidad a la tarea que se os encomienda y la aceptación del compromiso que asumís.

 

¿Creéis en Dios, Padre todopoderoso, creador del cielo y de la tierra?

 

Catequistas: Sí, creo.

 

¿Creéis en Jesucristo, su único Hijo, nuestro Señor, que nació de Santa María Virgen, proclamó con obras admirables el Evangelio de Dios, murió, fue sepultado, resucitó de entre los muertos y está sentado a la derecha del Padre?

 

Catequistas: Sí, creo.

 

¿Creéis en el Espíritu Santo, en la santa Iglesia católica, en la comunión de los santos, en el perdón de los pecados, en la resurrección de los muertos y en la vida eterna?

 

Catequistas: Sí, creo.

 

¿Estáis dispuestos a realizar vuestra tarea viviendo la fe con sinceridad de corazón y proclamándola de palabra y de obra, según el Evangelio y la Tradición de la Iglesia?

 

Catequistas: Sí, estoy dispuesto/a

 

¿Os preocuparéis de vuestra mejor formación y preparación y acudiréis con asiduidad a las reuniones organizadas para ello?

 

Catequistas: Sí, lo haré.

 

¿Prometéis, con la ayuda del Espíritu Santo, perseverar en la tarea a pasar de las dificultades, realizarla con diligencia según vuestra capacidad y buscar en todo el bien de la Iglesia y de aquellos que se os encomiendan?

 

Catequistas: Sí, lo prometo.

 

3.- Bendición de los catequistas (Los catequistas se inclinan la cabeza para recibir la bendición).

 

Sr. Arzobispo: Todos somos testigos de la fe y disponibilidad de estos hermanos y hermanas que asumen la tarea de catequizar en nuestra diócesis. Oremos para que el Señor derrame sobre ellos su luz y su gracia para que perseveren en la fe que han confesado y en las promesas que han hecho.

 

Todos oran en silencio mientras se canta:

 

Canto del envío (1ª parte):

 

Ven ahora (ven ahora),

Santo Espíritu (Santo Espíritu).                      2

Ven y toma (ven y toma) tu lugar (tu lugar).

 

Somos Sión, tú eres Rey,

ven y úngenos, Señor.                                   2

Ven ahora, ven a mí.

 

 

Sr. Arzobispo: Oh Dios, fuente de toda luz y origen de todo bien, que enviaste a tu Hijo único, Palabra de vida, para revelar a los hombres el misterio escondido de tu amor; bendice a estos hermanos nuestros, elegidos para el servicio de la catequesis: concédeles que, al meditar asiduamente tu Palabra, se sientan penetrados y transformados por ella, y sepan anunciarla con toda fidelidad a sus hermanos. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

 

Y yo os envío en nombre del Señor para que, como catequistas, conduzcáis a los niños, a los adolescentes, y a los jóvenes por Jesucristo, en el Espíritu, a Dios nuestro Padre, que vive y reina por los siglos…

 

4.- Entrega simbólica de la Palabra de Dios (Se acercan diez catequistas delante de los primeros bancos, de cara al altar, ante el obispo).

 

Sr. Arzobispo: En nombre de todos los catequistas de Madrid, que habéis meditado la Palabra de Dios, llevadla en vuestras manos, en vuestros labios y en vuestro corazón, para que aquellos a quienes sois enviados puedan, al contemplar vuestra vida, leer en ella el mensaje del Evangelio de Jesús.

 

A continuación, cada uno de estos diez catequista van besando el libro del Evangelio que les lleva el diácono, y se disponen en orden para la oración de los fieles. Mientras, el coro canta una canción.

 

Canto del envío (2ª parte):

 

Enciende una luz, déjala brillar

La luz de Jesús que brille en todo lugar

No la puedes esconder, no te puedes callar

Ante tal necesidad, enciende una luz en la oscuridad

 

¿Cómo pues invocarán a Aquel en el cual no han creído?

¿Y cómo creerán en Aquel de quien no han oído?

¿Y cómo oirán si nadie les predica?

Hermosos son los pies de los que anuncian la paz

Las buenas nuevas de Jesús

 

ORACIÓN UNIVERSAL DE LOS FIELES

 

Sr. Arzobispo: Oremos, hermanos, a Dios por las necesidades de la Iglesia y del mundo, por nosotros y, de modo especial, por quienes se dedican a la tarea de evangelizar.

 

Los mismos diez catequistas, que se han quedado en el presbiterio, hacen las preces:

 

  1. MARÍA PILAR ACEITUNO MEDINA (Vicaría I): Para que los catequistas, en comunión con el Papa, nuestro Obispo y nuestros sacerdotes, seamos auténticos portavoces de la Iglesia, de cuya experiencia de fe nos viene su certeza, ROGUEMOS AL SEÑOR.

 

  1. Mª DEL CARMEN GRANDE DOMÍNGUEZ (Vicaría II): Para que los catequistas, que actuamos en nombre de la Iglesia, nos veamos apoyados por la estima, la colaboración y la oración de nuestras comunidades, ROGUEMOS AL SEÑOR.

 

  1. INMACULADA HERRANZ RUIZ ((Vicaría III): Para que los catequistas seamos fieles servidores del Evangelio y sepamos transmitirlo intacto y vivo, de un modo comprensible y persuasivo, ROGUEMOS AL SEÑOR.

 

  1. MERCEDES FURIÓ SABATÉ (Vicaría IV): Para que los catequistas demos testimonio de la Palabra con la santidad de nuestra vida, en la oración, el amor al hermano, y la participación frecuente en los sacramentos, ROGUEMOS AL SEÑOR.

 

  1. CARMEN VEIGA Y SAN JOSÉ (Vicaría V): Para que los catequistas nos entreguemos sin reservas a la misión que se nos ha encomendado, con amor, dedicación y alegría cada vez mayores, ROGUEMOS AL SEÑOR.

 

  1. REMEDIOS ZAPATA GARCÍA (Vicaría VI): Para que nuestra Iglesia diocesana, con el testimonio de su vida y con la oración, secunde el servicio a la Palabra de los pastores, los agentes de pastoral, y los catequistas, ROGUEMOS AL SEÑOR.

 

  1. MANUELA RODRÍGUEZ ROMÁN (Vicaría VII): Para que los padres, a cuyo servicio estamos los catequistas en la formación cristiana de sus hijos, no renuncien a su misión de ser los primeros anunciadores de la fe, ROGUEMOS AL SEÑOR.

 

  1. HILDA CAUBET VALDIVIELSO (Vicaría VIII): Para que cuantos escuchan la Palabra de Dios experimenten el gozo de conocer a Dios y ser conocidos por El, de contemplarlo y abandonarse en El, ROGUEMOS AL SEÑOR.

 

  1. Mª TERESA GUIJARRO GARCÍA (Catequesis con diversas capacidades): Para que todos sean acogidos, convocados y queridos por igual en el ámbito de la Catequesis, de todas las razas y de todas las culturas, de diversas capacidades, y de diversas situaciones personales y sociales, ROGUEMOS AL SEÑOR.

 

  1. GEMA GONZÁLEZ GÓMEZ (catequista de Pastoral Gitana) Para que el trabajo de la Delegación Episcopal de Catequesis, tanto al servicio de la formación y la comunión de los catequistas, como al servicio de la renovación de orientaciones, itinerarios y recursos para la catequesis, se haga a la luz de la sabiduría de la Iglesia, de la parresia de la misión, y de la comunión de toda la comunidad diocesana, ROGUEMOS AL SEÑOR

 

Sr. Arzobispo: Oremos: ¡Oh Dios, fuente de luz y de bondad, que enviaste a tu Hijo único, Palabra de vida, a revelar a los hombres el misterio de tu amor! Bendice a estos hermanos nuestros, elegidos para el ministerio de catequistas. Ayúdales a meditar asiduamente tu Palabra, para que se dejen penetrar por su enseñanza y la anuncien fielmente a sus hermanos. Por Jesucristo nuestro Señor.

 

LITÚRGIA EUCARÍSTICA

 

Canto ofertorio:

 

Este es mi deseo: honrarte a ti.

Con todo mi ser te adoro a ti.

Con todas mis fuerzas te alabaré,

mi adoración eres tú .

Hoy te rindo mi ser,

Te doy mi corazón,

Yo vivo para ti.

En cada palpitar,

mientras haya aliento en mí,

Dios, haz tu obra en mí.

 

Oración sobre las ofrendas

 

Sr. Arzobispo:

 

Al venerar la gloria eterna

de los santos pastores Simón y Judas,

te pedimos, Señor, que recibas nuestras suplicas

y nos dispongas para participar dignamente

en estos santos misterios.

Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

 

Plegaría Eucarística

 

Santo:

 

Santo, Santo,

Santo es el Señor,

Dios del universo.

Llenos están el cielo y la tierra

de tu gloria. ¡Hosanna!

 

 

¡Hosanna! ¡Hosanna!

¡Hosanna en el cielo!     (2)

 

Bendito el que viene en nombre del Señor.

¡Hosanna en el cielo!¡Hosanna!

 

 

¡Hosanna! ¡Hosanna!

¡Hosanna en el cielo!     (2)

 

RITOS FINALES:

 

Canto de Comunión: 

 

Tu fidelidad

 

Tu fidelidad es grande.

Tu fidelidad incomparable es.

Nadie como tú, bendito Dios.

Grande es tu fidelidad.

 

Qué te puedo dar

 

¿Qué te puedo dar, que no me hayas dado Tú?

¿Qué te puedo decir que no me hayas dicho Tú?

¿Qué puedo hacer por Ti?, si yo no puedo hacer nada,

si yo no puedo hacer nada, si no es por Ti, Señor.

 

 

Todo lo que sé, todo lo que soy,

Todo lo que tengo es tuyo.                     (2)

 

Canto de meditación:

 

Nada nos separará (nada nos separará),

nada nos separará (nada nos separará),

nada nos separará

del Amor de Dios.

 

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN:

 

Sr. Arzobispo:

 

Después de participar en la comunión,

movidos por el Espíritu Santo

te pedimos, Señor, que cuanto hemos celebrado

en recuerdo del martirio de los apóstoles Simón y Judas

nos ayude a perseverar en tu amor.

Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

 

Diácono: ¡Podéis ir en paz!

 

Canto a María:

 

Fuente de paz y de fidelidad, Virgen María.

Dios se fijó en ti por tu humildad, Virgen María.

Elegida del Señor, siempre dócil a su voz, en el amor.

Hágase, Señor, en mí tu voluntad.

Hágase en mí, según tu Palabra.

Con María unimos nuestras voces al cantar:

Hágase, Señor, tu voluntad en mí. Hágase, Señor, tu voluntad. (2)

Llena de amor, de luz y sencillez, Virgen María.

Guía mis piés, maestra de la fe, Virgen María.

Cambia nuestro corazón por tu fiel intercesión ante el Señor.

 

 

 

Sobre el autor

Manuel María BruVer todas las entradas de Manuel María Bru

1 Comentario

  1. Rosaura Garcia 25 octubre, 2017 Contestar

    A los responsables del curso de catequesis, gracias por ese toque recordatorio de lo que fue el año pasado

Añadir comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*